Seguidores

lunes, 31 de mayo de 2010

MI AUTÉNTICO DRAMA ES COMPRENDER QUE NO HE COMPRENDIDO NADA TODAVÍA. Se está atacando no el mal en sí mismo, sino a los síntomas... Nadie parece interesad@ en atisbar el verdadero origen de la " enfermedad ", sino en parchear lo que sucede o hacer la " vista gorda " o " como el avestruz ", en la cura de urgencia que torpedea el descanso del cadáver....
Cualquier empresa u oficio o menester se ofrece hoy al mejor postor. Cualquier Caja de Ahorros está convaleciente, canina, conoce su diagnóstico y lo oculta detrás de una cortina fervorosa como dogma de fe. Cualquier cifra de paro o de gente que pasa necesidades, conocida o por conocer, es sólo eso, UNA CIFRA. El drama de la crisis ( que hoy los analistas la alargan a diez años vista ), es que no hay cirujanos, ni médicos, porque los mismos que están llamados a sacarnos de ella son los que nos han inoculado el virus de la " parca ". El boato, la ostentación, las boutiques de los centros comerciales, el cirio, Los coches oficiales, las dietas y las queridas y queridos. Un alejamiento de la gente, y mientras la gangrena repta en los cuerpos y en la obra social, las cuentas que no lo son ( porque no hay dinero ), van parsimoniosamente apoderándose del propio ser agónico.
Viendo las caras del Ejecutivo se vislumbra el horror. Esto es SAW-VII ó SOBRENATURAL.... ¿ Qué ocurre con los bancos ? Las Cajas. ¿ Qué pasa con ellas ? No por mucho fusionar se corta la infección. No por concentrar el riesgo y el ahorro va a ser menor el riesgo del ahorro.
No todo en esta Vida se puede comprar ( salvo los seres humanos a los que se les ha adjudicado un precio desde su nacimiento ) y varias auditorías a nivel nacional en " plan redadas " podrían poner las cosas en su sitio. Una actuación contundente a nivel del País de la Fiscalía Anticorrupción para una limpieza verdadera orgánica en todas las instituciones. Porque, si vamos al rescate del " fiambre ", y queremos salvarlo de su incineración, si vamos a pagarle las cuentas y las deudas, si vamos a ampararlo, y todo con los exigüos fondos colectivos, digo yo que habría que contemplar el derecho legítimo a saber quién o quienes tornaron el cuerpo saludable en un muerto.
Sin embargo, no parece que esto vaya a suceder, una utopía porque aquí no hay cojones ni ovarios, sólo de boquilla. Quizás sea un mal endémico y los ciudadan@s reciban lo que se merecen por su sumisión....
No olvidemos que hay responsabilidades, no sólo en el ámbito profesional y familiar, que ante el deber civil, mercantil y penal, tod@s somos de este Mundo.

No hay comentarios: