Seguidores

viernes, 14 de mayo de 2010

El mejor pacto que podrían sellar Zapatero y Rajoy consistiría, en que ambos renunciasen a presentarse a unas próximas elecciones generales, que dejasen la política y se me lo permiten, que abandonasen el País. Dos por el precio de uno. No hay manera que el desplome y hecatombe socialista le de ventaja al popular, que se contagia irremediablemente de las críticas que emite. Ha logrado desacreditar al presidente del Gobierno, pero a costa de sufrir un desgaste superior. Entre lo malo conocido y lo bueno por conocer, o lo peor por conocer más bien, urge un cambio de reparto. El hastío de la audiencia es un factor tan respetable como la ideología para confeccionar el cartel electoral.
Rajoy y Zapatero, son dos boxeadores groguis, noquedaos, abrazados para no caerse sobre la lona. Cada encuesta desgraña la desconfianza en el jefe de la oposición. Se habla con naturalidad de su consolidación como líder, olvidándose alegremente sus ochos años de ministro ( cuatro de ellos de vicepresidente del Gobierno ), sus siete años al frente de la príncipal estructura partidista del País, y sus dos derrotas electorales. Enfrente, los otros contemplan su humillación en valoración personal frente a Rosa Díez..
En su calvario, Rajoy, sóloha acertado en hablar sobre el cambio climático, y aún hoy, a pesar de las medidas a soportar por los de siempre, no es capaz de pedir una moción de censura y unas elecciones anticipadas...    

No hay comentarios: