Seguidores

miércoles, 12 de diciembre de 2012


La Inquisición en Facebook

Quién nos iba a decir que, en pleno siglo XXI, la Inquisición seguiría más viva y activa que nunca.
La red social por excelencia, Facebook, se ha convertido en el medio más utilizado para intercambiar información, contrastarla y, llegado el caso, denunciar los abusos y corruptelas existentes en casi todos los ámbitos de nuestra sociedad.
Visto así, parecería que dicha red social ha venido a aportar luz, a servir de instrumento de la verdad y del derecho a la libertad de expresión al que tenemos todos los ciudadanos. Pero no. Lamentablemente, esta visión es utópica, no se corresponde con la realidad.
Desde hace un tiempo, cada vez que la cuenta de un usuario se quedaba “bloqueada”, es decir, sin posibilidad de escribir o de responder a otros mensajes, aparecía uno o varios mensajes de Facebook en el que se indicaba algunos de los avisos siguientes:

No se ha podido enviar el comentario
Disculpa, tu comentario no puede ser añadido en este momento. Por favor, inténtalo más tarde.
Inténtalo de nuevo más tarde.
Se ha producido un error. Por favor, inténtalo en unos minutos.
paid
Lo Sentimos, Imposible actualizar tu estado. vuelvelo a intentar en unos minutos

Pues bien, el usuario en cuestión, al leer dichos avisos, piensa que se trata de un error informático de Facebook y que, por lo tanto, será resuelto a la mayor brevedad, ¡craso error!
En realidad, lo que ha ocurrido, es que al publicar un mensaje, alguien a quien no le gusta lo que escribes, te denuncia, marcando para ello una casilla a tal efecto, donde el denunciante solamente tiene que pinchar sobre la palabra “Denunciar/Spam”, a pesar de que no se trate de ningún texto ofensivo, ni de ninguna clase de spam. Y es entonces cuando, el usuario tan burdamente denunciado, es bloqueado automáticamente por el sistema de Facebook, impidiéndole poder publicar texto alguno en su muro privado (ya no digamos público), así como tampoco poner un simple “me gusta”, es decir, puedes ver, pero no tocar. Y cuando intentas enviar algún mensaje, te aparecen algunos de los avisos de Facebook ya descritos.
Sí, es así de sencillo. ¿Y cómo se puede permitir tamaña manipulación y recorte de los derechos de la libertad de expresión del ciudadano, se preguntarán, con la única excusa de que “alguien” (posiblemente un mal nacido, envidioso o vaya Ud. a saber qué clase de individuo) ha marcado la casilla de “denuncia/spam” sin que Facebook se haya molestado en verificarlo?
Pues he ahí la cuestión… ¿Realmente Facebook no es consciente de lo que está haciendo, al permitir que cualquier enajenado mental pueda por propia voluntad bloquear la cuenta de otro usuario de Facebook, impidiéndole con ello ejercer su derecho a la libertad de expresión amparada por la Constitución ?
No quiero pensar que Facebook lo ha hecho de forma deliberada, y prefiero creer que se trata de un grave error de programación informática, aunque teniendo en cuenta el gran potencial informático que posee Facebook, resulta incomprensible que se les haya “escapado” este pequeño control informático.
Y es que la sospecha adquiere otro estatus, sobre todo cuando el “bloqueo”, se produce cada vez que se publica un mensaje “molesto” para las autoridades o para los poderes fácticos. Y claro, uno, que ya ha visto casi de todo, comenta y denuncia todo lo anteriormente expuesto, y como respuesta recibe halagos que te califican de paranoico. Y entonces me pregunto yo… ¿Pues… por qué antes de bloquear automáticamente una cuenta, no comprueban que la denuncia (la casilla marcada) sea cierta y efectivamente se trate de un contenido no apto o spam? Ah!!! Amigo, si se hiciera así, ya no se podría evitar la publicación de información molesta, y como además, se supone que tu cuenta ha sido bloqueada por la denuncia de un tercero, cuya identidad se desconoce, y con un argumento inexistente, pues Factbook, pretende lavarse las manos como Pilatos, cuando si hubiese puesto un mínimo control de verificación y sancionase a quien denuncia sin motivos, la cosa sería muy diferente.
En conclusión, la Inquisición , actúa sobre aquellas cuentas molestas a las que legalmente no se le puede tapar la boca, pero si llenarles el camino de piedras y trabas y, así, Facebook, viene a decir de forma alegórica: “Te bloqueo la cuenta, porque un pajarito ha dicho que no le gusta lo que has escrito”.
Otra duda que me corroe, es no poder saber quién es ese pajarito. Una información que si Facebook quiere, la sabe perfectamente (seguro que la sabe), de igual forma que sabe y te dice cuando has puesto un “me gusta” a algún mensaje de otro usuario. Pero tampoco se digna a informar al usuario bloqueado, quien ha sido el que lo ha denunciado, ni que ha argumentado en su denuncia (sencillamente porque no existe dicha posibilidad), ni se ha molestado en verificar si es cierto. En definitiva, que tan culpable es quien asesina, como quien manda asesinar.