Seguidores

sábado, 28 de febrero de 2009

A vueltas con "las crisis"

Es una conversación de moda, el recurso a cualquier silencio incómodo. Te encuentres en el supermercado, tomando un café. Son multitud las teorías que cada cual expone para analizar el comienzo de esta pandemia que se le podría denominar  "la peste dorada", asociada a la "peste mental".
Está claro que desde hace, al menos, una década, los "curritos" y "curritas" de turno han vivido por encima de sus posibilidades. Yo no me incluyo, porque durante esos diez años he vivido ascéticamente, de manera austera, obligado por las circunstancias que me rodeaban... Pido perdón encarecidamente, a todo el mundo... pero, a todo se acostumbra uno, es más no sé podré habituarme a como lo hacen los demás y la verdad es que ésta situación no me es nueva...
Volviendo a la crisis, durante ese tiempo, me dí cuenta de que la gente compraba sin mirar la etiqueta, acaparando créditos con tarjetas directas al bolsillo y avales para adquirir bienes inmuebles a abonar en décadas futuras. Significar que una cosa parecida me pasó a mí  me llevó a m particular crisis que luego tardé en subsanar varios años. Mientras tanto los regidores se hacían los despistados y tocaban las palmas animando al cotarro a que se dejasen en caja hasta el libro de la primera comunión... Y pregunto, ¿que queréis ahora?
Para salir del atolladero en el que os habéis metido o dejado meter, mejor dicho, por vuestra propia ambición que, como seres humanos demostráis a cada paso que daís, sólo tenéis tres vías: -Exigir un cambio definitivo en un sistema caduco y demencial; -tensar la cuerda hasta que los millones de parados miren con lupa quién es autóctono de un país para trabajar en él, y que los conflictos sociales, la necesidad y el hombre nos lleven a eso que nadie quiere y todo el mundo contempla como posible, un conflicto.
Por último, esperar a que lo segundo pase y si queda algo... empezar de nuevo, claro está, pasando un época comiendo del interior de latas de comida para perros (¡Os suena! Mad Max el guerrero de la carretera), instaurando un nuevo sistema que podría ser más adecuado y a esperar otra serie de años para repetir la misma historia. Porque así, es el ser humano. ¿Quién dijo crisis?
Sólo es el hombre        

martes, 24 de febrero de 2009

El dinero......

No hay que execrar el dinero cuando contribuye a aliviar a la pobreza, cuando sirve para agasajar y honrar a tu pareja o cuando ese necesario para la vida y formación de tu hija... el mal uso del dinero viene dimanado de la debilidad humana que propende a la dilapidación del mismo, el gastar lo que en verdad no tienes, y de ahí....lo de la crisis.
Los bancos, que tenían en depósito una cantidad de dinero real, han prestado dinero espectral, es decir, dinero que no existe, al que llamaban "crédito", por cantidades que lo multiplican por dos, por cuatro, por ocho, en la convicción de que la fantasmagoría no se iba a desmoronar, porque la gente tiene la experiencia de que, cuando va a recoger su dinero del banco, el banco se lo devuelve. Lo cual, naturalmente, no podría ocurrir si los depositantes acudieran en masa, acuciados por el pánico, a recoger su dinero; y, para que esto no ocurra los dirigentes siguen respaldando a las entidades financieras en lo "paranormal", pero cargando ese respaldo en la deuda estatal, o sea, en las espaldas de los contribuyentes, convertidos en paganos en la doble acepción de la palabra: porque ponen la guita y porque creen en una idolatría inicua...La adoración del dinero.
Entregamos nuestro dinero a unos entes espectrales y se contribuye a su sostenimiento con los impuestos.
Y éste es uno de tantos castigos que sufriremos en nuestra andadura terrenal, luego vendrán las Siete Plagas y al final el... Apocalípsis.

lunes, 23 de febrero de 2009

La debilidad del arrastrado es la columna vertebral del fuerte. Son los carácteres débiles, apáticos e irresolutos de la piara, que componen el mayor número de quienes hacieron para obedecer y callar, el fundamento de las sociedades encanalladas por la mala costumbre de hacer pasar lo anormal por normal, lo injusto por lo justo y la basura por el perfume.
¿Cómo evaluar en esa circunstancia a la sociedad actual y a la comunidad y sus gentes?
Describiéndolas con rigor veréis que todos sois tal para cual...
La descripción me evita el juicio moral...
La cuestión es seria, pero su ocultación refleja la urdimbre del individuo y de los colectivos que deambulan por las urbes.
En una época de crisis sin parangón el pagano ciudadano sigue contribuyendo con sus impuestos a darles vida y toda clase de lujos a una estirpe, a una "elite", sin la más mínima crítica y protesta. Se vive en una sociedad encanallada y asilvestrada por sus gentes.
Es trágico, brutal, apocalíptico que, cada vez hayan más personas humanas que vivan del cuento y del trabajo con sudor y lágrimas de otr@s. Sobrevivir parasitariamente lo es todo para esas gentes. Pero áun más grave y miserable es que los que lo penan no denuncien por falta de dignidad...   

-Las cosas no son lo que parecen-

Lleva hasta el paroxismo las situaciones rocambolescas, los misterios imposibles y los razonamientos acrobáticos que desembocan en una solución asombrosa y cristalina.
En sus manos el crimen se convierte en un juego de salón, un pasatiempo especulativo que por lógica debe desembocar en el más difícil todavía. Aunque en el fondo piensa que las cosas son más sencillas de lo que parecen. Riza el rizo de la paradoja.
Bucea a su estilo por las aguas putrefactas de la sociedad actual.
Afin al cuerpo de policía. Él también fue agente de la autoridad. Husmea los bajos fondos y otros instalados en estadios superiores de la comunidad y es un todoterreno ejemplo de la descreída fauna de las comisarías.
Con tales fundamentos a sus espaldas, éste diletante ser de monstruosa inteligencia, se burla de todo lo que le rodea, adentrándose en otros vericuetos de la Vida para saciar su sed de conocimientos y de descubrir lo misterioso, lo paranormal y lo arcano.
Es él, El Detective...

martes, 17 de febrero de 2009

Hace unos días leí en la prensa una noticia sobre una nueva profesión: "marido a domicilio".-
Por lo visto estos nuevos menesterosos se ofrecen sin miramientos, directamente a dueñas de casas, damas, señoras, señoritas, etc. Le colocamos unos tacos, le saneamos un tabique, le damos una manita de pintura al cuarto de la niña o le cambiamos la zapata del grifo.-
O lo que haga falta...señora o señorita....-
Si su marido o su pareja es un escaqueado, un vago, un "Homer Simpson" que habita en el sofá...Cubriendo necesidades del mercado...aquí está el tío.-
He indagado en la procelosa "red de redes" y he constatado que la denominación "marido a domicilio"" tiene muchas entradas en Google y en no pocos casos acaban ofreciendo un "completo" o "cobro en especie"...no diré más.-
Y otro detalle: la cosa parece venir de Argentina...De donde si no...Cada vez más nos parecemos a ellos...pronto hasta en el "corralito"...Messi a la Roja y las mujeres a ...disfrutar.-  

lunes, 9 de febrero de 2009

Parece ser que la consigna consiste en ir degradando a Málaga paulatinamente y al precio que sea. Leer la prensa cada día supone todo un ejercicio de temeridad y valentía. Los agravios a la Ciudad son cada vez más continuados. En este caso a la que se le ha encendido la lámpara es a la ministra de Defensa, tras decidir reducir los miembros de La Legión que desfilarán en la próxima Semana Santa, así como suprimir el desembarco de las tropas en el puerto de Málaga. Lo que no se especifica es si esa merma se producirá también entre las filas de las "damas legionarias". Habrá que evacuar consulta a su homóloga de "Igual-da"...
Según parece, la decisión parte desde la cúpula militar regional en Sevilla, ¡cómo no!, bajo el pretexto de que así lo aconseja la "crisis" para dar una imagen de austeridad, acorde con las circunstancias "socio-económicas" del momento.
Confieso que soy un ufano en temas de cofradías y los responsbles malagueños, con muy buen criterio, entienden que existen "otros motivos" tras esa desafortunada decisión, que no se quieren exponer públicamente.
La presencia en Málaga el Jueves Santo de La Legión acompañando al Cristo de la Buena Muerte desde hace 88 años, no debe interpretarse aisladamente como un acto religioso, sino un acontecimiento social con una participación ciudadana muy considerable.
Si lo que quieren es eliminar de una vez por todas cualquier atisbo católico-confesional que lo hagan ya, de manera taxativa y que no mantengan hipócritamente una liturgia menoscabada, para tratar de contentar a todo el mundo, y prolongar un atractivo para acercar al visitante de turno, avivar el consumo en un periodo vacacional que yo llevo llamando desde hace años: la "Fiesta de Primavera"...porque, en realidad y a los hechos me remito, eso es lo que es....   

sábado, 7 de febrero de 2009

El problema de Internet, el gran atolladero, consiste en que aquí está todo, bueno, malo o quién sabe, y todo revuelto, todosin filtrar.
Por haber demasiado, es con frecuencia como si no hubiera nada: uno salta de un lado a otro y acaba con la misma perplejidad del comienzo. Para no quedarme atrapado en la Red, debo de poseer el criterio y el conocimiento firme que precisamente es lo que suele faltarte cuando recurres a un instrumento de consulta.
Internet es admirable, pero no fiable: es peligroso navegar en un barco sin capitán En las dudas, se requiere el discernimiento de alguien con autoridad... 

viernes, 6 de febrero de 2009

"LA CONSTANCIA ES LA VIRTUD POR LO CUAL TODAS LAS OTRAS VIRTUDES DAN FRUTO." -Arturo Graf-
"PUEDE SER UN HÉROE TANTO EL QUE TRIUNFA COMO EL QUE SUCUMBE, PERO JAMÁS EL QUE ABANDONA EL COMBATE." -Thomas Carlyle-
Que la política se encuentra en fase crítica es una observación que goza de casi unánime consenso. Que tras esa fase vaya a producirse una recuperación o un óbito es lo que nadie, a ciencia cierta, puede determinar.
El Mal, el problema y la realidad del mal, omnipresente en la historia, ha sido en una determinada interpretación y en unas determinadas condiciones históricas, la clave de la bóveda de la política moderna; la quiebra de esas condiciones sanciona la pérdida de la política: tal vez no haya que lamentar tal pérdida, sino adaptarse a la búsqueda de alternativas para producir paisajes colectivos más tranquilizadores.
Sólo la interpretación moderna convirtió el Mal en instrumento para conseguir el bien. Y el ámbito o registro en el que esa transformación mostró una impresionante operatividad fue, precisamente, el de la política.
La cuestión es que, esa extensión del síntoma del Mal ha de hacer posible el diagnóstico de la enfermedad: es la política moderna la que se ha perdido o está en fase crítica.
La globalización ha eliminado a los enemigos exteriores, cruciales en la fundamentación de la política moderna. La conciencia de habitar un planeta unificado y múltiplemente amenazado ha de ser la base y el fundamento de una nueva concepción, pospolítica e infrapolítica, de las relaciones entre hombres y mujeres: del mundo, no ya del Estado o de las Naciones...

lunes, 2 de febrero de 2009

Al contrario de lo que ahora se dice, no creo que a los objetores contra la EpC les preocupara exclusivamente el contenido "doctrinario" en la asignatura. Más bien, lo que cuestionaban y lo que ha resuelto el TS es la potestad de los dirigentes de incluir en los planes educativos básicos una materia común dedicada a divulgar valores cívicos determinados. Y eso, como ha dictado el Tribunal, es cuestionable. Si la asignatura contiene dogmas ideológicos espurios denúnciese caso a caso. A mi me molesta que mi hija sea instruída tanto con credos políticos sectarios que con confesiones religiosas.
Comprendo no obstante, la preocupación sincera de muchos padres, pero en la oposición a la EpC hay un trasfondo político muy importante y evidente: poner en entredicho el intento de la Administración de formar a niños y jóvenes dentro del marco de los valores comunes laicos. La sentencia del Supremo es muy "clarita" y no deja margen para la especulación, pues además de verificar la competencia del Ejecutivo desmonta uno de los postulados de un movimiento subterráneo político de oposición, que moralmente experimenta una inquietante proyección.