Seguidores

lunes, 9 de febrero de 2009

Parece ser que la consigna consiste en ir degradando a Málaga paulatinamente y al precio que sea. Leer la prensa cada día supone todo un ejercicio de temeridad y valentía. Los agravios a la Ciudad son cada vez más continuados. En este caso a la que se le ha encendido la lámpara es a la ministra de Defensa, tras decidir reducir los miembros de La Legión que desfilarán en la próxima Semana Santa, así como suprimir el desembarco de las tropas en el puerto de Málaga. Lo que no se especifica es si esa merma se producirá también entre las filas de las "damas legionarias". Habrá que evacuar consulta a su homóloga de "Igual-da"...
Según parece, la decisión parte desde la cúpula militar regional en Sevilla, ¡cómo no!, bajo el pretexto de que así lo aconseja la "crisis" para dar una imagen de austeridad, acorde con las circunstancias "socio-económicas" del momento.
Confieso que soy un ufano en temas de cofradías y los responsbles malagueños, con muy buen criterio, entienden que existen "otros motivos" tras esa desafortunada decisión, que no se quieren exponer públicamente.
La presencia en Málaga el Jueves Santo de La Legión acompañando al Cristo de la Buena Muerte desde hace 88 años, no debe interpretarse aisladamente como un acto religioso, sino un acontecimiento social con una participación ciudadana muy considerable.
Si lo que quieren es eliminar de una vez por todas cualquier atisbo católico-confesional que lo hagan ya, de manera taxativa y que no mantengan hipócritamente una liturgia menoscabada, para tratar de contentar a todo el mundo, y prolongar un atractivo para acercar al visitante de turno, avivar el consumo en un periodo vacacional que yo llevo llamando desde hace años: la "Fiesta de Primavera"...porque, en realidad y a los hechos me remito, eso es lo que es....   

No hay comentarios: