Seguidores

lunes, 23 de febrero de 2009

La debilidad del arrastrado es la columna vertebral del fuerte. Son los carácteres débiles, apáticos e irresolutos de la piara, que componen el mayor número de quienes hacieron para obedecer y callar, el fundamento de las sociedades encanalladas por la mala costumbre de hacer pasar lo anormal por normal, lo injusto por lo justo y la basura por el perfume.
¿Cómo evaluar en esa circunstancia a la sociedad actual y a la comunidad y sus gentes?
Describiéndolas con rigor veréis que todos sois tal para cual...
La descripción me evita el juicio moral...
La cuestión es seria, pero su ocultación refleja la urdimbre del individuo y de los colectivos que deambulan por las urbes.
En una época de crisis sin parangón el pagano ciudadano sigue contribuyendo con sus impuestos a darles vida y toda clase de lujos a una estirpe, a una "elite", sin la más mínima crítica y protesta. Se vive en una sociedad encanallada y asilvestrada por sus gentes.
Es trágico, brutal, apocalíptico que, cada vez hayan más personas humanas que vivan del cuento y del trabajo con sudor y lágrimas de otr@s. Sobrevivir parasitariamente lo es todo para esas gentes. Pero áun más grave y miserable es que los que lo penan no denuncien por falta de dignidad...   

No hay comentarios: