Seguidores

viernes, 6 de agosto de 2010

Una sociedad como ésta que reniega de su pasado y de sus tradiciones, tiene ya toda las papeletas del sorteo para cometer un atroz error, tras quedar sin referentes sólidos, y quedará sometida a la imposición de un Nuevo Orden que se aprovechará del vacío y el desconcierto de la esencia de sus individuos como seres humanos, y se impondrá " manu militari " una nueva Doctrina, clara, sencilla, comprensiva y donde la seguridad se basará en el Imperio de La Ley.
Es fundamental que conozcamos nuestra historia, clasicismos, costumbres, acervos, usanzas y ritos para que de una vez por todas se aprenda de la cantidad de errores cometidos y continuar con el buen camino reformista de nuestros antecesores. En mi opinión, y soy agnóstico, cuanto más se profundice y se reafirme el ciudadano y la ciudadana en las influencias positivas de sus creencias y en todas las cosas buenas que tienen, por ejemplo, humanizando el capitalismo e influyendo en positivo en los grandes avances sociales...
A partir de estas premisas a las que hay que añadir, el rigor, la seriedad, el compromiso, el respeto, la humildad, la austeridad, el tener claro que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita; se deberá estar abierto a una nueva manera de vivir... opuesta a la actual.
Los debates identitarios y localistas/nacionalistas/separatistas tiene su origen en la incultura, a la ignorancia y en la cortedad de miras o de mentes y/o en los intereses materialistas, individualistas, de poder y egoístas, para tener mayores parcelas de dominio y sumisión, conseguir más dinero e imponer su sectarismo falaz e hipócrita.
Es una pena tener que llegar a estos momentos, más en el Siglo XXI., pero mientras que hayan sujetos que quieran lucrarse a costa de otros y levantar muros, no hay otra solución, el diálogo se ha agotado.... pero porque ellos no se bajan del burro...

No hay comentarios: