Seguidores

viernes, 20 de agosto de 2010

Se supone que bajo el cielo protector nunca podrían guarecerse los delincuentes, pues la función y el sentido de ese cielo es cobijar a las víctimas. O dicho de otro modo: si la Justicia intercepta y escucha una conversación en la que dos sujetos reconocen haber perpetrado delitos impunes y planean nuevos golpes, todo ello con pelos y señales, la Justicia debe entender que esa charla rebasa los límites de la intimidad, pues de su contenido se infiere un daño para otros. Los ladrones que se hinchan en apañar, por ejemplo, partidos de fútbol, suelen planear sus exacciones en la intimidad por razones obvias, pero ésto, natural y hasta lógico desde el punto de vista del amplio espectro del hampa, no debería de constituir obstáculo ni dique para la curiosidad de los Tribunales en lo tocante a la persecución y castigo del delito, no sólo en el deporte, sino ya de manera generalizada en cualquier ámbito: institucional, social, tributario y privado.
Ahí, detrás de toda la basura que anega a todo el orbe y al fútbol español, a muchos sujetos y sujetas versados y versadas en temas de muladares, puteríos, inmundicias y bazofias, de profesiones: sus oscuras labores, apoyados y apoyadas por machacas especialistas en " romper piernas ". La tradicional indulgencia con el unto, el soborno, la corrupción, el puteo y el enviciamiento, y el estimulante " taco " de billetes o " maletín ", ha venido y viene degradando a todas y todos, los que así mismo, amañan y manipulan a terceros, que pánfilos ellos y ellas, entraban y entran al trapo...
Bueno, pues según un juez ( cómo el Constitucional con la respecto a la violencia doméstica ), estas cosas son cuestiones de " la intimidad de las criaturas " ( ¡ que lástima que no me tocara a mí ! ), y ni siquiera son delito según el vigente Código Penal.
Todo el mentira en ésta podrida sociedad, con el inestimable apoyo de la desidia gubernamental, y para evadirse de ese tormento la gente se va al fútbol...
¿ A donde va a ir ahora ?
- - Mejor: propongo un suicidio colectivo y así terminamos antes....
- J -   

No hay comentarios: