Seguidores

sábado, 21 de agosto de 2010

No debían de haber tocado las pensiones. Todo lo demás se les podía perdonar, pero no las pensiones. Los funcionarios, sobre todos los administrativos, gozan de una ancestral mala fama que convierte en popular la decisión de convertirles en las primeras " víctimas " de cualquier plan de austeridad. Gentes desidiosas y perezosas las hay en todas partes y encontraremos tantas maleducadas con difraz de funcionaria en las ventanillas oficiales, como de puta en un club de sexo de pago profesional... De modo que el gobierno puede pasar cuantas veces quiera el cepillo por los sueldos de esas funcionarias-administrativas ( que durante su horario laboral se dedican a desayunar, ir a la compra del super, poner la lavadora y navegar por Internet, etc. ), lo que sólo les haría perder el amor ( hoy en día el afecto, cariño y deseo lujurioso o lascivo va en proporción con el grosor de la billetera ) de los propios afectados, mientras que el resto de la Nación aplaudiría.
Pero los pensionistas son otra cosa...
Los pensionistas son indefensos por definición y provocan mi firme empatía. Sufro cuando ellos sufren...
Cuando advierto de que cientos de miles se ven abocados a la pobreza, me rebelo. Amén de solitarios, abandonados, oprobiados y ninguneados, algunos de los que viven en familia tienen que " coquinar " dentro de su entorno que se ha quedado parado...
La congelación de las pensiones de hoy empobrece el mañana, es un especie de exterminio u holocausto nazi, para cada uno de ellos. Y aún lo empobrece más el anuncio de que se retrasará la edad de jubilación; lo que considero como tal y la petición de ZP., de " sacrificio " en un: " jódete y paga, que nos lo tenemos que llevar antes de que nos echen "... al igual que hicieron los republicanos " con el oro de Moscú "....
Quién más y quien menos, está dispuesto a pasar un mal trago y hasta a hacerse el " harakiri ", pero tememos un mañana apocalíptico para nuestros hijos, y yo, en especial, por mis hijas....
- J -  

No hay comentarios: