Seguidores

sábado, 14 de agosto de 2010

No lo dijo Renton, pero hoy bien lo podría estar pensando.

La Electronic Frontier Foundation ( Fundación Fronteras Electrónicas ) ha publicado un artículo acerca de sus esfuerzos por conseguir documentos que explican cómo el gobierno estadounidense y otros como el español pueden utilizar la información disponible de forma pública en las redes sociales para obtener datos de varios tipos sobre los ciudadanos.
Un ejemplo aparecía publicado hace ya un año en las páginas del Wall Street Journal ( que, repito, está publicando últimamente una serie de artículos muy recomendables sobre la privacidad en Internet ) : Inspectores de Hacienda empezaban a rastrear movimientos no declarados en los perfiles de Facebook y MySpace de sospechosos de evadir impuestos. Y la cosa funciona:

" In Minnesota, authorities were able to levy back taxes on the wages of a long-sought tax evader after he announced on MySpace that he would be returning to his home town to work as a real-estate broker and gave his employer’s name. The state collected several thousand dollars, the full amount due. "


( En Minnesota, las autoridades fueron capaces de recaudar los impuestos de un evasor buscado desde hace tiempo después de que anunciase en MySpace que iba a regresar a su ciudad natal para trabajar como broker inmobiliario y dar el nombre de su empleador. El estado recaudó varios miles de dólares, la cantidad total debida. )


Lo más preocupante del asunto es que este tipo de búsquedas termina encontrando datos sensibles en aproximadamente la mitad de los casos. Utilizando peticiones apoyadas en la Ley de Libertad de Información ( Freedom of Information Act, o en España, en la Agencia de Protección de Datos ) han conseguido recopilar varios documentos interesantes, como este estudio realizado por petición de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional ( ODNI, Office of the Director of National Intelligente ). Con el nombre, la dirección, la fecha de nacimiento y el número de la seguridad social ( datos todos ellos a disposición del gobierno, no hablamos aquí de los datos que un particular puede encontrar sobre otra persona ) fueron capaces de hallar, en el 53% de los 349 participantes en el estudio, información « de mención ». Estos datos incluyen información personal, entre la que se hace destacar datos « cuestionables », como « consumo de bebidas alcohólicas por menores de edad, drogas, blasfemias y puntos de vista, ideológicos o extremistas de tipo político y/o religioso ».
Además, en el 49% de los casos, se consiguió acceder a datos «adversos », como datos « muy descriptivos sobre la vida privada, preferencias sexuales o del trabajo » o « referencias o imágenes mostrando consumo de drogas o alcohol y tabaco ». El mayor porcentaje de gente descuidada está en el rango de edades comprendido entre los 18 y los 24 años.
Por si la información accesible de forma pública no fuese suficiente y hubiese datos publicados sólo para amigos, en estos otros documentos del FBI o Secrets Services, se detalla cómo « utilizar identidades “ falsas ” para “ engañar ” a los usuarios a “ aceptar como amigo a un agente del gobierno ”».


Orwell se imaginaba un futuro en el que cada persona tenía en su casa una telepantalla vigilando, no uno en el que la gente iba a la telepantalla a alimentarla con datos. No se puede acertar en todo.


- JACH -

No hay comentarios: