Seguidores

miércoles, 28 de abril de 2010

La democracia española,  fruto de una transición en la que fuera de España pocos creían, era una gran atractivo de nuestra Nación. Desde 1977., políticos y miembros de las FF. y CC., de Seguridad del Estado pudieron exhibir sus experiencias y sobre todo un aguante excepcional, y dar lecciones de tolerancia. El vigor de la democracia española desbordaba las fronteras propias, era expansivo, y las gestas de la transición, rompiendo límites impensados, al final resultó que sólo era una ola tardía de la misma marca...
Ahora, en tres o cuatro semanas, esa imagen se ha evaporado, y el Mundo descubre estupefacto el fondo de armario de la España eterna y cainita, capza de salir a la calle con la faca en el cinto para destripar a una parte de ella...
Los equívocos, ambigüedades, rencores, odios y miserias que creíamos haber soslayado en nuestra transición política, sólo estaban tapados, y, ahora son de otra vez de público dominio y vox populi del orbe, del Mundo...
Un capital intangible se ha ido al garete, por donde siempre estuvo.... por la cloaca.

No hay comentarios: