Seguidores

viernes, 16 de abril de 2010

Aunque parezca mentira, hay gente que no aguanta el ambiente enrarecido, enrevesado y conflictivo que se está cociendo, y es, hasta cierto punto, lógico. No todo el mundo tiene estómago, ni ha pasado por situaciones escasas e inestables, y éste pueblo ( al contrario de los que muchos dicen sobre que demostró " serenidad " ) es una argamasa acojonada y acobardada. Sin embargo, el sentido común indica todo lo contrario: que la mayoría de los ciudadanos se indignara y se manifestara ante la situación social, político y laboral actual, ante los escándalos de corrupción y ahora de sublevación izquierdista contra los órganos constitucionalmente establecidos, pero, ante ello la respuesta es un silencio ignominioso, con una repurcación social mínima y un decir, digo, sin decir nada, sólo que soy un pusilánime y cagado.
Esta sociedad, siempre, de toda la vida, ha sido irresoluta y cagueta, y ha estado dividida en dos bandos, aunque en los años de abundancia se notara menos. Fue un tiempo de vacas gordas, pero de educación y cultura, flacas. Y de aquellos polvos, y de otros peores, vinieron estos lodos. También vienen de la crisis, que está terminado de acabar con todo y todos, no sólo con la economía de los más débiles sino también con los comportamientos y los modos de convivencia. Y se vuelven a aprecias con nitidez las dos " Españas ", con sus radicalismos e intransigencias, con sus rencores y odios, sobre todo por parte del lado " rojo ". La prensa lo evidencia ( y lo potencia ) cada día; las televisiones, igual. Los predicadores socialistas, comunistas, fabianistas y marxistas, imparten su demagogia a golpe de doctrina satánica. Aplican su receta de alimento " espiritual perversa " y cumplen dos objetivos: mantener las " espadas " bien altas y los ánimos bien encendidos. " El juego " desterrado de nuevo por las hordas estalisnistas debe continuar. Todo está jusitificado y se contagia. No es que se obre con la razón, es que se actúa con las tripas y con la defecación, sin apenas intervención del cerebro ni siquiera de las emociones. Estoy convencido de que el sistema vil y abyecto de la II República sólo estuvo dormido y que su secuela a vuelta a renacer de manos del verdadero " Anticristo ". Y el ciudadano, se ha tapado la nariz ( para no oler a azufre ) y mira hacia otro lado, mientras tanto, a ver que pasa, a ver si se salen un par de chalados como el que suscribe y nos sacan del atolladero. Ha pasado el tiempo pero parece que los métodos no han variado, entre otras cosas porque éste pueblo lleva la " hiel y bilis reventadas " en los genes.
El " bando rojo ", irreconciliable, tiene afición a la degeneración, a lo banal, a lo cutre, a lo indecente, a lo mezquino, a lo guarro, a lo miserable, a lo ruin y a la bronca barriobajera, soez y arrabalera.
Y lo saben muy bien sus jefes y gestores de campaña, y sus programadores televisivos. Nada como las crucifixiones públicas de " los otros " en plan comunicadores del " Tomate ", nada como la realidad hecha carne putrefacta en espacios e informartivos surrealistas, nada como la falta de respeto hacia todo aquel que piense diferente, nada como los malos modos y los insultos televisivos y callejeros, también llevados a la universidad, nada como los ruidos infernales, nada como la pérdida absoluta de ideas, nada como la mediocridad, vulgaridad, adocenamiento, mezquindad y el sometimiento, nada como criminalizar los valores éticos y morales para que su " circo " caínita siga sus funciones sistemáticas, y el resto sus disfunciones.
Lo que les interesa es la entronización de la ordinariez, zafiedad, el mangoneo, el divertimento de lo banal, el desprecio a la persona como individuo y ser humano, el tráfico de influencias, el trasiego de la basura y el imperio de la incultura.
Sólo para concienciar a más gente ante ésta truculenta, espantosa, cruel, atroz, siniestra y pavorosa situación, que se sufre hoy, estoy todos los días dándole que te pego a lo mismo. Es cierto que hay días que no puedo más y reviento y me tengo que encerrar para tratar de respirar... No puedo concebir el desinterés, pasotismo y quietismo ( incluso de los y las que están cerca de mí ) de todo el mundo ante lo que está ocurriendo, es tremendo el analfabetismo, la incultura y la mala educación, el pésimo gusto, la falta y carencia absoluta de responsabilidad... el irredento desprecio hacia los demás y los demás, la algarada contra el Tribunal Supremo acusando a sus Magistrados de franquistas y de " cómplices de torturas ".... demasiadas cosas, ya lo sé, para erradicarlas con una idea tan sencilla de reunir a la gente que no esté de acuerdo con ellas.
Algo, hay que hacer, ya, no campaña política, que suena " legalidad marrullera "... quizás, movimiento, diálogo, trabajo y ¿ por qué no una nueva cruzada ?
Porque lo que no se puede permitir y tolerar es que se criminalice e insulte, a todo aquel o aquella que es honesta y honrada, a partidos legales, a cualquier otra manera de opinar y de expresarse, con la connivencia y el oprobio de su máximo respresente ejecutivo.... el que hiede a azufre.
- JACH -

No hay comentarios: