Seguidores

sábado, 16 de enero de 2010

A algunas y algunos aún les asombra que el poder ejecutivo absorba en buena medida las potestades propias de los otros dos: legislativo y judicial ( La solución filosófica la discienro en mi anterior escrito ). Al primero, la aritmética parlamentaria lo neutraliza a través de la compara y mercadeo de votos; al segundo, mediante un estudiado juego sórdido de interferencias, de búsqueda de adhesiones " compensatorias "...
En rigor, cuando se origina y produce de facto esta invasión ( hasta el orden la privacidad e intimidad individual ), aunque sea mediante métodos y procedimientos sutiles, no se puede afirmar, obviamente, que se esté en un sistema democrático, al primar e imperar las ínclitas " razones de Estado "... Ergo, lo peor que le puede ocurrir a la sociedad civil ( constituida teóricamente por el " corpus " de ciudadanos libres ) es que se haya habituado a conivir con esa forma " desviada " del ejercicio del poder hasta llegar a considerarlo un hecho normal y " formal ",  aunque " se la metan por todos los agujeros corpóreos "...
Ese conjunto de sujetos y sujetas, ese conglomerado amorfo cívico, se suponía que había sabido distinguir entre lo verdadero y lo falso, la verdad y la mentira ( aunque la presenten con un lenguaje espurio ), entre lo real y la ficción, entre el acuerdo lícito y tácito, y la estafa, entre lo que dignifica y lo que humilla, entre los valores genuinos y otros importados y degenerados, que no deberían imponerse, pero de los que el Estado está muy interesado en que se impregne todo individuo e individua, para su manejo corderil.
La sociedad civil había sido el último baluarte frente a cualquier intento de manipulación. Era un fondo de reserva que supo decir basta al que le gustaba mandar por imperativo de sus cojones.
Hoy, ya no hay ciudadanos, sólo súbditos dóciles, aborregados, que no osan abrir la boca, ni criticar...
" Herodes " en su agolatría y magnificencia, sin embargo pensó, que los ciudadanos de la Unión Europea eran igual que los nativos de este País, tan consentidores y lameculos, y que con su sonrisa de lobo se los iba a meter en el bolsillo. Pero, nuestros vecinos no son tontos e imbéciles y conocen muy bien como " Herodes " ha hundido la próspera economía que un día por un acto enigmático le cedió su antecesor...
Esta Nación no puede ser fuerte, ni nunca lo será, porque está a merced de los pactos con los separatistas y antiespañoles, de los babosos, arrastrados y prostitutas que mantienen a " Herodes " en el poder.... con su neurósis y paranoia...
Aunque casi toda la culpa la tiene el conjunto de ciudadan@s que no tienen ni ovarios, ni huevos, para pararle los pies, y han renunciado a su dignidad como personas y seres humanos.......
    

No hay comentarios: