Seguidores

martes, 20 de octubre de 2009

Oigo a tertulianos y a pseudoperiodistas, intentar colarme el discurso de la superioridad moral de una clase público política sobre otra, como la de una religión sobre otra.
Unos relatan, novelan como la derecha pija, corrompida con pelucas y burbujas en el culo, tenía que caer de manera profética.... y, creo recordar que este País ya ha vivido otros escándalos y negocios sucios pasados, en los que se vieron involucrados personajes de diferentes ideologías políticas, menesteres y calaña.
Ningún regidor o regidores, han sobrevivido, al igual que muchos otros, empresarios, funcionarios, etc., sin untamientos, amiguismos, enchufes, chivatazos, perfidias, felonías, deslealtades, traiciones;  antaño y ahora....
No es mal ejemplo el de las confesiones, dogmas, creencias  y diferentes credos religiosos, ahora que el Sr.  Amenábar ha puesto de moda otra guerra clásica. Los dioses han seguido la crueldad o el encanto de sus fieles, y no al revés. Las religiones no deben de ser malas ni buenas, sino que con ellas el ser humano ha hecho cosas malas y buenas, apelando a las mismas señales del cielo y, más aún, siguiendo sus propias debilidades, tan materiales, tangibles y seculares. La política que es otra creencia, otro fanatismo a veces, se parece mucho a la religión en llamas, santos, arras, ceguera, obscurecimiento, obcecación, deslumbramiento, ablepsia e hipocresía.
Hablan de una derecha corrupta, alduterada y enviciada y como putera por naturaleza, o de la izquierda que se hizo ama del cortijo, y yo sigo, bíblico, mencionando la paja o la viga en el ojo ajeno, y advirtiendo que quién esté libre de culpas que arroje la primera piedra... Todos y todas, en algún instante de nuestras vidas, hemos " pecado "..... Claro que esto tampoco soluciona nada, ni espero que le encuentren remedio, sino que vaya a peor.... La corrupción sistémica ( y se de que hablo ), no es un mito, ni una obsesión de nihilistas, si no un problema real y gravísimo que nadie ha sabido resolver. No hay, en casi todos los casos, mecanismos coercitivos, restrictivos y punitivos, correctivos, sancionadores y disciplinarios, útiles. La débil sociedad, ante el cohecho, soborno, corruptela, y prostitución del espíritu, se demuestra, con la misma tranquilidad, casi la misma impunidad, con las que desde los puestos directivos de las instituciones en general, se tolera, y se permite cruzar " la delgada línea roja ". La deshonestidad y putrefacción, como costumbre y como malicia, golfería, truhanería, rufianería y engaño, eso de el tonto no mete la mano donde la meten todos, te dice que nadie tiene miedo y que, cuando la población no protesta, es que, casi toda, de una manera más o menos sibilina, a su manera, está trincando, enredando, estafando, timando, burlando despistando al fisco, aparentando, defraudando, mintiendo, falsificando, engatusando, embaucando y traicionando...
Pues sí, esta es España, llena de orondos mangantes, de oropeles, de enteradillos de pata negra, de traje y corbata, y de misa dominical, de sablistas y pedigüeños, que hacen el pandemonium y la batahola, el desenfreno y la orgía, con el dinero de aquí y de allá, el tuyo y el de el otro. Que, ha dejado por los siglos de los siglos, una cultura, que de generación en generación, si se ha aprendido y aprende a ( ¡ qué curioso, eso sí, lo demás no ! ), robar, timar, camelar, ofuscar, untar,  encandilar y embobar de manera fácil y poco arriesgada; está enferma e infectada hasta médula......
No es un dios, sobre todos los dioses, de antes y de ahora, no son tampoco los empleados públicos y privados de un lado o del otro, los que traen la moralidad y la vileza. Debe de ser que el mal está dentro de cada una y uno, marcado a sangre y fuego en el ADN., y que se consiente, se justifica o se trate de "equilibrar"....
Ahora siento que he hecho una redacción obvia, que la historia la conoce todo el mundo, un escrito repetido, ingenuo, fútil e inútil. ¿ Cómo pretender que se hagan leyes que les dejen en pelotas, sin prebenda, sinecura, ni negocios o mercadeos ?
Sólo, quizás, pediros que reaccionéis con asco y con furia. Que cuando la autoridad quiere, prenden al inefable sinvergüenza y se remiten a lo que el Derecho Penal indica: " EL QUE LA HACE LA PAGA "; pero, siempre somos los mismos, los más idiotas, infelices, memos, desequilibrados por el alcohol y otras cosas, ingenuos, mentecatos, subnormales, tarados y necios de la Vida, en resumidas cuentas los parias, desarraigados y exlcuidos; los que se dejan pillar....
Sería necesario que el Pueblo soberano, libre, ponga su guillotina donde la ley sólo puntos suspensivos....., para encarcelar a éste o aquél.

Olvidaos de religiones, de sandeces, de partidos.... lo único que importa hoy en día y el fin de todas las cosas sólo tiene un ídolo: EL DINERO. 
              

No hay comentarios: