Seguidores

martes, 27 de octubre de 2009

DELINCUENCIA GLOBALIZADA




Los "bandidos" avanzan deprisa y los "buenos" tienen que hacer grandes esfuerzos para seguirlos. Ellos tienen recursos y ninguna norma que seguir. Los otros sólo tienen los medios que la administración les procura con el dinero de los contribuyentes, para conformar lo que viene a llamarse: seguridad pública.
La Costa del Sol sigue siendo, desde hace décadas el refugio ideal para el hampa internacional. Ultimamente resaltan por encima de todos los nacionales que conformaban los antiguos países del Este, y entre ellos los " Vory V. Zakone " rusos. Las actuaciones policiales contra los mismos en los últimos tiempos han sido constantes. No por delinquir sino por el blanqueo de dinero.
Uno de los aspectos que más preocupan ahora, después de que los distintos grupos hayan echado sus raíces aquí, es que, quieren lograr infiltrarse en los estamentos del Estado, captando " adeptos " en sus estructuras. Ya ha ocurrido con anterioridad y después de la desaparición del " muro " o " telón de acero ", comenzaron a " controlar " sectores oficiales de los países de su entorno y en los nórdicos, causando un gran desasosiego entre los responsables políticos, judiciales y policiales, respectivos.
Pero, ahora, también hay una gran preocupación tanto en el seno del Cuerpo Nacional de Policía como en la Guardia Civil, llevando incluso a tener que actuar a los servicios secretos nacionales.
Hasta ahora, amén de los rusos ya señalados, han estado procediendo y ejecutando en el delito, los albano-kosovares, llevándose la palma. Eran y son los más duros, los más pétreos, los más peligrosos y además difíciles de investigar, sin añdir en sus perfiles, como en el de los demás, su preparación y experiencia militar en combate ( por lo de la Guerra de los Balcanes ). Funcionaban y funcionan como unidades de élite de un ejército.
Pero, asimismo, poco a poco el fenómeno globalizante ha impregnado el mundo delincuencial... Dándose el caso que recientemente se ha procedido a la captura y puesta a disposición judicial de miembros de grupos en los que aparecían mezclados criminales sudamericanos con otros de la Europa del Éste.
Forman bandas facinerosas que no se especializan en un delito en concreto, perpetrando todo tipo de actuaciones: desde el robo el secuestro, el asesinato por encargo, tráfico de drogas, de armas, control de la prostitución y trata de blancas..... La mayoría se han ido formando en las prisiones, mientras cumplían alguna que otra condena. En los centros penitenciarios, es imposible llevar un control riguroso al respecto por el gran número de reclusos internados, aprovechándose de tal tesitura para reorganizarse en su caso o concebir nuevos clanes delincuenciales.

No hay comentarios: