Seguidores

miércoles, 21 de octubre de 2009

La construcción política del Estado de las autonomías y el desarrollo administrativo se han visto acompañdos desde el  principio, en el mapa doctrinal e ideológico y en el ámbito socio-cultural, por una búsqueda de las propias raíces, entendidas como lo que singularizaba cada colectividad comunitaria de una entidad española cada vez más cuestionada, controvertible y problemática.
Con quimeras, con ensueños y fábulas, falseamientos o hasta delirios, esta trayectoria sinonimica ha estado a menudo al servicio de intereses gubernamentales espurios, ilegítimos y fraudulentos ( y no sólo en los casos más flagrantes que todo el mundo conoce ), con el fín explícito de " construir la nación " diferenciada del conjunto español o simplemente para sacar rentabilidad electoral y financiera de la " diferencia ", como ocurre con la pléyade de partidos regionales, provinciales y hasta municipales. Pero, junto a ello, también hay investigaciones, averiguaciones y pesquisas serias y rigurosas de nuestra incuestionable pluralidad, que se han trasladado a estudios del pasado para elucidar cómo ha ido fraguándose a lo largo de los siglos con aportes diversos esta Nación que, a día de hoy, sigue siendo España.
Frente a los descontructores, desintegradores y exterminadores de la idea de la " Madre Patria ", España, el mantenimiento de un horizonte común no tiene por qué implicar un nuevo esencialismo.

No debe usarse en vano la historia, servirse de las memorias como arma de combate sino como instrumento para conocer el pasado e iluminar el presente. La misión del averiguador no es dar pábulo a leyendas sino demostrarlas. Precisamente, por ello, si algo puede extraerse como conclusión de ya mi largo recorrido, no sólo por la piel del territorio nacional, sino que, tocando tantas y tantas esferas, es que, la unidad exacta de las comunidades autonómas y de las dos ciudades autonómas, Ceuta y Melilla, se corresponde de manera indisociables e indisolubles al concepto global de España....  

No hay comentarios: