Seguidores

viernes, 30 de octubre de 2009



  
En la lucha contra el tráfico de drogas no se ha llegado a reconocer nunca verdaderamente a la labor de los funcionarios del Cuerpo Nacional de Polciía y agentes de la Guardia Civil. He conocido durante estos treinta años y dos años pasados, la lucha de los mismos y mía contra el mercadeo y el narcotráfico, hasta la extenuación. Sus pesquisas e investigaciones son las más ingratas y buscar confidentes conlleva muchas complicaciones añadidas. He visto como se han seguido durante meses, sin descanso y en las condiciones más duras, estando fuera de sus domicilios y alejados de sus familias, a narcos peligrosos y violentos. Quedándose, en muchos casos ese esfuerzo sin recompensa, aunque cuando se actuaba no se hacía por el premio que pudiera acarrear. Algunas veces se piensa que la lucha contra el tráfico de sustancias estupefacientes es una guerra perdida. Se lleva mucho tiempo conteniendo a las mafias de las drogas y cada vez hay más. Se realizan incautaciones a todas las escalas  pero enseguida llegan otros cargamentos más importantes. Con todo no hay resignación. Se sigue en el empeño y en la tarea.... hasta la postración. 







Hay un dato llamativo, la mayoría de los agentes y policías no aguantan mucho tiermpo en el servicio especializado de la lucha contra el narcotráfico y el mercadeo y piden el traslado a otras unidades. Se juegan la vida, un día tras otro, sin ver la progresión, por lo que terminan..... quemados.






Quiero significar aquí, también, la penosidad y el sufrimiento que trae el trabajo de intensidad en las zonas de arrabales, poblados chabolistas, diseminados y barrios marginales. Ahí no se decomisa más de un kilo de haschis, o unas cuantas papelinas y pastillas... Estas operaciones nunca ocupan grandes titulares, pese a que también son averiguaciones arduas y peliagudas que se prolongan en el tiempo. Se ven de cerca y se tratan a las víctimas de ese cruel y brutal comercio. Ahí son policías, médicos, psicólogos y amigos.
Hay que reconocer que esa batalla no se puede basar sólo en la mera preparación policial. La estrategia deber ser otra. Parte de la misma la enseña cada día con sus anuncios la Fundación de Ayuda Contra la Drogadicción ( F. A. D. ) " Bad Night ". Contra la adicción.... educación y concienciación. Apuestas preventivas a todos los niveles: familia, escuela, comunidad, grupos, tribus urbanas, municipios, etc. Las drogas no son necesarias para disfrutar de la vida....
Desgraciadamente desde España se exporta mucha droga y es uno de los países occidentales donde más número de adictos hay. La tasa de consumo de cocaína supera la de los EE. UU. y cuadruplica la media europea. Aunque, también es justo decir que se realizan más aprehensiones de sustancias estupefacientes que en ninguna otra nación.

Pero, mientras hayan jóvenes y no tan jóvenes que sigan consumiendo a destajo cualquier " materia ", la pelea, puede ser inútil a pesar del esfuerzo de las policías, educadores y gobierno. 


No hay comentarios: