Seguidores

martes, 4 de octubre de 2011

LA GUARDIA CIVIL INVESTIGA A TERRORISTAS ISLAMISTAS INFILTRADOS EN EL CUERPO NACIONAL DE POLICÍA

La Guardia Civil investiga a supuestos terroristas yihadistas infliltrados en la Policía Nacional



La nota confidencial del Servicio de Información de la Guardia Civil fechada el pasado 25 de marzo revela cómo las investigaciones sobre terrorismo yihadista alcanzan también a algunos musulmanes que visten el uniforme de la policía, según revela el diario ‘El País’.
“Este policía nacional se está radicalizando con el tiempo, tiene el mismo perfil de Abdel Aziz Faraj” [nombres supuestos que atribuye este periódico a los investigados para evitar su identificación], concluye el informe secreto sobre este agente destinado en Melilla. Una investigación en la que se detalla el seguimiento al que la Guardia Civil ha sometido al sospechoso durante, al menos, los últimos cinco años.
La nota detalla las gestiones más relevantes llevadas a cabo sobre las actividades privadas del agente del Cuerpo Nacional de Policía, en especial las relacionadas con el ámbito islámico. Así, describe las fechas en las que viajó desde Melilla a la Península, los hoteles en los que pernoctó en diversas ciudades durante los años 2006 y 2008, y su asistencia a reuniones y congresos islámicos.
“Asiste al I Congreso Islámico organizado por la CIM (Comisión Islámica de Melilla) en Mollina (Málaga); embarca en el buque correo de Acciona JJ Sister a las 23.59 desde Melilla-Málaga con un grupo muy numeroso de musulmanes para asistir al II Congreso Islámico que se celebró en una localidad de Málaga”, destaca el informe confidencial de la Guardia Civil, un documento interno que no explica en qué consiste la supuesta “radicalización” del agente del Cuerpo Nacional de Policía, ya que este y otros congresos islámicos son organizados por asociaciones legalizadas.
En fechas próximas a las que recoge el informe se celebraron en Mollina dos congresos islámicos organizados por la Comisión Islámica de Melilla. El primero para jóvenes entre los días 8, 9 y 10 del pasado mes de abril, y el segundo entre el 30 de abril y el 2 de mayo. Asistieron centenares de personas y se abordó la problemática de la juventud musulmana.
La mayoría de los agentes musulmanes del Cuerpo Nacional de Policía están destinados en Ceuta y Melilla, aunque también hay miembros del cuerpo en la Península, según señalan fuentes policiales. La plantilla de agentes en estas dos ciudades es de unos 1.100 miembros. “Son funcionarios entregados y comprometidos en su trabajo. Gozan de nuestro respeto y confianza. No nos interesa la religión que profesan”, señala un responsable policial en Melilla. “No nos hacemos ningún planteamiento sobre sus creencias ni sobre las de otros agentes, sería ilegal e improcedente”, afirma un mando policial en Ceuta.
En la Guardia Civil el escenario es parecido. La mayoría de los agentes musulmanes están destinados en estas dos ciudades. “Tenemos casos de guardias cristianos que se han casado con mujeres musulmanas y se han convertido al islam. Aquí lo vemos como algo normal y natural. No tenemos prejuicios. Hasta en la academia hay menús especiales para ellos”, afirma un oficial de la Guardia Civil destinado en Melilla.
El Ejército ha expulsado en los últimos años a varios soldados musulmanes por ser supuestos islamistas y sin presentar pruebas, según han denunciado algunos afectados. “En conjunto, la calificación es buena, pero se observa que en asuntos en los que se mezclan cuestiones políticas con religiosas como Israel, atentados del 11-S o la guerra de Irak se manifiesta siempre en favor de los implicados musulmanes con mucho énfasis como si estuviera directamente implicado”. La frase escrita en 2003 en el expediente de Fouad, un soldado musulmán destacado en Ceuta provocó posiblemente que la junta de evaluación lo declarara no idóneo. Fouad presentó un recurso y ganó la batalla. El Tribunal de Justicia de Andalucía obligó a su readmisión.
Fidel Rodríguez, abogado ceutí, que ha defendido a otros soldados musulmanes en casos similares, asegura que ahora las cosas han cambiado: “Los informes ya no son tan explícitos, se argumentan de manera más sutil cuando no les quieren renovar el contrato”. El 30% de los 8.000 soldados destacados en Ceuta y Melilla son musulmanes.
-J. FITZGERALD-

No hay comentarios: