Seguidores

miércoles, 19 de octubre de 2011

PUNSET

Hace unas semanas tuvimos doble ración del Sr. D. Eduard Punset. A la habitual en Redes 2.0, del cual soy un ferviente seguidor, en La2, se sumó su contribución en otro programa minoritario de esa misma cadena. "Pienso, luego existo ". Los diez mandamientos del divulgador científico se resumen, como bien explicó al tanto, al principio como al final de su intervención, en un sólo, la capacidad de dudar. Modificando el orden del aserto de Descartes, para el Señor Punset lo adecuado sería decir que existimos, y como consecuencia de ello, pensamos. Porque nuestras neuronas, que fatalidad, no saben parar.
Yo no me canso de escuchar las palabras de D. Eduard. El divulgador, el pensador, el incitador a la charla, el abuelo o el padre que todos hubiésemos querido tener. Y cuando más me gusta es cuando se hace más sencillo. Cuando se depura hasta el extremo. Y es capaz de decir, escuetamente, que ya es hora que nos enteremos que hay Vida antes de la muerte. Que llevamos un montón de generaciones, de civilizaciones y de religiones articulando la existencia entorno a si hay vida después de la muerte. En el miedo y en el temor. Y en esas que llega mi admirado Sr. Punset, después de sus años y años de peregrinar por el Orbe, de sus cientos y cientos de charlas y de su doce tratados de divulgación, y extrayendo zumo de su zumo, nos dice: hay Vida antes de la muerte. A por ella. Y basta.
Aunque por añadidura, por si fuese poco con ello, añade que a estas alturas de su vida, desde sus 73 años, puede decir y dice que no hay felicidad más verdadera que la que es su sala de espera. La felicidad más grande se vive en la antesala, en las vísperas, en lo que se ve venir y se acaricia.
Tampoco creo que haga falta decir mucho más sobre el Sr. Punset y su pensamiento.
-Baumann-    

No hay comentarios: