Seguidores

martes, 21 de septiembre de 2010

En un principio era la pantalla grande. Después llegó la pequeña pantalla. Parecía que esta guerra ( war ) de las pantallas permanecería muchos años, pero no ha sido así. La pantalla pequeña es cada vez más grande, con esos televisores XXL., y esos dispositivos de " cine en casa " que se han permitido los otrora pudientes y ahora los ricos de siempre, y a la vez más pequeñas con los i-pod y los " screams " de los móviles. La pequeña pantalla, tal y como se entendía hasta hace un poco, está de capa caída y las cadenas ven como Internet ( la pantalla en auge ) y las nuevas tecnologías, les están quitando su parte del " negocio ", es decir de los espectadores, que los " mercaderes " de las televisiones y sus acólitos de la política, ven siempre, no como usuarios de un servicio público o privado, sino como potenciales consumidores, como cifras de negocios y como cerebros a los que poder hacer puré para convertirlos en zombís a los que permitirse manejar a su antojo...
Y no están dispuestos a perder su parte del pastel y del control en este cuasi estado policial. En este mundo globalizador y conformado como un " gran rebaño de ovejas ( con perdón para las ovejas ) ", las cadenas apuestan por la unificación de las pantallas. Se hacen series para ser emitidas a través de Internet o por el teléfono móvil. Y sí te descuidas, con la connivencia de las operadoras ( sobre todo de Orange ), te llenan el " celular " de sms con las últimas noticias, entre las que, como no podía ser de otro modo tratándose de la tele, están los anuncios, estrenos de esas series que en un setenta por ciento están condenadas al fracaso televisivo y a su desaparición a la segunda semana de emisión ( sobre todo las españolas ), y al impertérrito Real Madrid C. F., con su Cristiano Ronaldo hasta en la sopa; también, esos concursos cutres que no premian al que más sabe, sino al que resulta más impresentable y soez, y esos " realities " en los que una panda de zánganos y rameras muestran sus vergüenzas, internas y externas, a los cuatro vientos...
Las televisiones quieren que el personal deje de contemplar la vida tal como es, la real,  y transmiten la visión absolutamente desvirtuada y errónea de lo que verdaderamente pasa... con la anuencia plácida y prostituida del público en general...
Fijarse eb esos grupos de turistas de aquí y de allá que, en vez de disfrutar y extasiarse con nuestros monumentos y paisajes, aunque los tengan delante de sus narices, los prefieren ver a través de las pantallas diminutas de sus cámaras digitales y de sus teléfonos móviles de última generación ( comprados aunque no se lo permita el bolsillo ), obsesionados con sacar una foto, para colgarla en Internet, que siempre les sale mal y que quedan en el ciberespacio expuestas a todo aquel o aquella que quiera hacer un uso criminal, perverso, fascineroso o bandido de las mismas....
Es como preferir ver la copia o la representación antes que la realidad, porque ésta suele ser la que es, muy dura y que exige sacrificio a sangre y fuego y la aplicación de la famosa frase de " El Lute ": " Camina o revienta.... ". Ver el mundo y la Vida, a través de una pantalla que, cuánto más pequeña es, más les pone....
La televisión y sus secuaces, compinches, adláteres, compadres y sicarios han ganado, LA VIDA REAL HA PERDIDO....
-JACH-  

No hay comentarios: