Seguidores

domingo, 1 de noviembre de 2009

El estado decidió censurar la proyección de la película SAW-VI., por violencia explícita en su trama, escenas e imágenes. No quiero entrar ahora en la cuestión porque requiere de un análisis aparte.
Sin embargo la gente se queja de la virulencia y agresividad que se respira en al sociedad; me imagino que entonces este puede ser uno de los motivos para suprimir el film en cuestión.
De todas formas, sigan o no sigan en la tarea, el trabajo es arduo para tratar de reducir los niveles que se han alcanzado al respecto. Basta con ver la televisión, a la hora que sea, no ya limitándose a las agresiones verbales de los programas de la farándula y el cotilleo, sino que se extiende también a los anuncios. Me refiero a uno concretamente de "Bancaja" cuyo protagonista es Bud Spencer, donde el cobro de una comisión en un cajero, hace reaccionar al personaje timado ( igual que yo en un cajero del Banco Santander ), con vehemencia, ira y agresión a todo lo que se mueve, emprendiéndola a "hostias"....
¿ De qué le sirve a la autoridad competente "desaconsejar" el visionado para el público la película ya mencionada, si luego en el domicilio, en la calle, en la vida cotidiana anda todo el mundo con exabruptos y atropellos físicos y psíquicos. No digamos ya a través de los medios de comunicación.
Soy partidario de la libertad de expresión, pero si han empezado con ese largometraje, deben de continuar con la televisión, sus anuncios, sus "contertulias", sus "merdellones" y "merdellonas", etc. No hay que olvidar la influencia que sobre la infancia y la adolescencia tienen todos "ellos".
Basta ya de hipocresías.

La mierda se empieza a limpiar desde....

No hay comentarios: