Seguidores

sábado, 28 de noviembre de 2009

NOMBRADÍA

Si reputación es, como dice la RAE., la opinión o consideración en que se tiene a alguien o a algo; tenerla hoy en día, en condiciones, resulta una tarea más ardua que nunca.------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Si te han puesto la marca de descrédito y desprestigio por unos resbalones en tu vida ( que todo el mundo los da ), es mejor que te olvides de recuperarla si alguna vez la tuviste, a no ser, que te ciñas a los parámetros por los que se mide hoy en día el prestigio: un crédito bancario sin mácula ( o con ella, el caso es tener " taco " ), poder político, influencias de cualquier índole y cierta información atesorada que pueda comprometer a los que se ufanan y vanaglorian de sus espurios, fraudulentos, ilegítimos, bastardos y adulterados éxitos profesionales y sociales.... muy lejos de aquella añeja reputación basada en la ética, el honor y la moral.-----------------------------------
La nombradía, la fama, ya no es la heredera directa de la decencia, distinción, dignidad, consideración, honestidad y decoro clásicos, ni suele acompañarse como hace unos años con los adjetivos " dudosa " o " equívoca " que sentenciaban moralmente.----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Repito, la reputación, el reconocimiento de honorabilidad, según la RAE., también, opnión, consideración, prestigio o estima, se mueve por lo tanto en una horquilla delimitada, por un lado, por la mayor exposición pública y notoria, casi global, y, por otro, por su dimensión de herramienta para medir " realidades más tangibles "....---------
La circunspección, itero, tiene que ver mucho con nuestro autoconcepto, con cómo nos percibimos a nosotros mismos y por lo tanto con nuestra autoestima, pero también con la imagen que los demás tienen de nosotros. Hay un efecto espejo: damos un perfil que vuelve a nosotros modificada o transformada por la opinión de aquellos con los que nos relacionamos.----------------------------------------------------------------------
Tener una reputación positiva no siempre es bueno ( algo huele mal ): estamos siempre compitiendo, luchando... Pero frases tales como: "... es tan bueno que parece tonto... ", subrayan que incluso la reputación positiva tiene a veces sus inconvenientes. Lo mismo puede decirse a la inversa ( aunque haya una atracción, seducción humana ancestral por lo oscuro y enigmático ): cuando se habla de un ejecutivo de éxito, se le pide que sea despiadado, agresivo e incluso déspota. Parece que alguien bondadoso, honesto, cordial, correcto, respetado o amable, no encaje en ese perfil del mundo de la " dirección ".-----------------------------------------------------------------------
La fama y el crédito es hoy en día un arma de doble filo, una realidad insoslayable; la exposición pública, con las distorsiones a que pueda dar lugar, de nuestra reputación, también.--------------------------------------------------------------------------------------------------- 
Las nuevas tecnologías son tan nuevas para todos que aún no hay normas. Cualquiera de ellas puede destruir tu reconocimiento público y familiar, por completo, desde un comentario o una foto o vídeo comprometedor colgado en una red social o en cualquier otro sitio, por ejemplo un móvil.---------------------------------------------------------------
En el ámbito individual, el boca a boca de antaño, el " chivateo ", por el que la comunidad se transmitía información sobre algo o alguien, está siendo sustituido por consultas de soplones, acusadores, y chivatos, que se amparan en el mundo virtual entremetidos en el ingente tráfico de información que se mueve a través de La Red. Cada vez más gente se informa de tu imagen, de tus cosas, tus productos, tus opiniones, tus idelogías, tu manera de pensar.... normalmente para usarla de manera subterfugias al amparo de intereses infames y abyectos... ¿ con que objetivo ?: denigrar tu reputación, insultar ( sin haber leído la definición de la falacia en el diccionario de la RAE )...----------------------------------------------------------------------------------------------
De todas maneras, hoy en día, pretender controlar lo que dicen de ti es un craso error; es imposible encontrar a alguien real con una cierta visibilidad, que no tenga detractores...---------------------------------------------------------------------------------------------------------------
La crítica, el denuesto, la afrenta, la calumnia, la injuria, el dicterio, la ofensa y el ultraje es tan libre como el mundo de Internet y que tanto nos desinhibe, no escasea, así que las sopresas suelen ser frecuentes...---------------------------------------------------------------------------
Ante una murmuración y vituperio negativo sobre nuestra persona, hay que tener la habilidad de no contestar........-------------------------------------------------------------------------------------
Una buena gestión de la información que sobre uno pueda correr por La Red es clave para que la reputación virtual se ajusta a la real. Por lo que, recomiendo, hacer de manera periódica un seguimiento y barrido para seguir la pista de la loa personal.-------
Corporativa o individual, expuesta o no al escrutinio público ( aunque por definición la reptación es social ), esa fama que te precede ( en mi caso de " hijo de puta " ) y que proyectas como una sombra te acompañará siempre. En mayor o menor medida, eso sí. Ya lo dijo Rousseau: " La reputación de un hombre es como su sombra, unas veces parece más larga qu él y otras más corta.... "
-J-         

No hay comentarios: