Seguidores

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Atravesando el abismo de la ignorancia

Circula por la Red un pequeño reportaje sobre un grupo de escolares de un país de sudamérica que, para acudir a su escuela, tienen que atravesar cada día un profundo precipicio de más trescientos metros. Para amortiguar el golpe que causaría la bajada libre se acoplan un arnés y colgados por un cable pasado por una oxidada polea, se descuelgan hasta llegar abajo.
La misma aventura cada día para ir a recibir clases y luego, para volver a sus casas.
Ahora, me pregunto por lo que les pasa a los estudiantes de este territorio, cuando desperdician la oportunidad de acudir al centro docente, porque consideran que estudiar es una tortura o un castigo. Fracaso, absentismo, conflictividad en las aulas, contrastan con el ejemplo admirable de los " niños del cable "...
Ahota, quieren ampliar la escolaridad obligatoria hasta los dieciocho años... Pues, que lo hagan. Ampliar la educación es extender la formación a individuos que no podrían adquirirla en su puta vida sin una medida como ésta, severa y rigurosa.
Considero que adquirir conocimientos, aprender, es vital, aún a sabiendas de que sólo aprende el que quiere. El verbo aprender, como el verbo amar, no se puede conjugar en imperativo, al igual que el verbo beber ( alcohol ), esnifar ( cocaína ), fumar ( porros ) y follar ( sin condón ).
Me diréis que habrá que preguntarles a los protagonistas, porque ya tienen edad de pensar y de decidir, como en el tema del aborto según el gobierno. Probablemente te dirán que no. Pero eso también te lo dicen, a los diez, a los doce, a los catorce y a los dieciséis años. Entonces.... ¿ qué se hace ? ¿ Se deja fuera de la escuela a todo aquel que no quiera ir, tenga la edad que tenga ?
Se me dirá... que bastante absentismo y fracaso escolar hay ya, para meterse en este nuevo fregado, entendiéndose como lo hace la mayoría, que " enseñanza obligatoria " es sinónimo de " trabajos forzados "....
Esa valoración negativa y estúpida pone contra las cuerdas a cualquier gobierno y a los profesionales que la llevan a cabo.
Pero hay que pensar que, mientras el mercado laboral esté como está ¿ qué sentido tiene tener y dejar a una ingente cantidad de " zánganos " vagando y deambulando por las calles ?
Claro que, también, si se tomara esta medida, a las familias se les plantearía un nuevo reto: persuadir a los hijos de la importancia de seguir estudiando. Aconsejo para encontrar algunas razones, el libro: ¿ Por qué tengo que ir a la escuela ? del pedagogo alemán Sr. Von Henting en el que explica a un sobrino suyo, a través de veintiséis cartas, por qué resulta esencial estudiar.
Aunque me decanto más, por un sistema más flexible, alternativo de estudio y de trabajo en prácticas, en lugares de aprendizaje externos al centro docente, en experiencias laborales combinadas con programas teóricos. Habría que estimular la participación de los estudiantes en la organización y gestión de las instituciones, empresas y de los currículums.
De esta manera, se podría dar un revulsivo para reinventar una escuela más dinámica, menos academicista y más cercana a los intereses de quienes quieren aprender. Habría que mejorar la oferta educativa, en calidad y cantidad.
Si aprender es apasionante ¿ por qué muchos lo aborrecen ?. Al igual que Churchill, pienso que posiblemente, me encanta aprender pero no me gusta que me enseñen...
Aumentar la formación, acabaría beneficiando a todos. Tener a personas más preparadas y capaces sería bueno para los interesados y para la sociedad en su conjunto.
Vuelvo a recordar a los pequeños sudamericanos atravesando mediante un cable, el precipicio... EL ABISMO DE LA IGNORANCIA....
" J " ( Jota )

    
  

No hay comentarios: