Seguidores

martes, 10 de noviembre de 2009

LA AUTODETERMINACIÓN DEL VERBO

Va siendo usual que los responsables políticos comparezcan ante los medios de comunicación para perorar exclusivamente de lo que a ellos les interesa, y negarse a a responder a las preguntas de los periodistas. Es corriente que se convoquen ruedas de prensa en las que el convocante se limita a leer un comunicado y no permite que se interpele sobre el particular o en relación con cualquier otro tema...
Con ello... la profesión de informador se está quedando en precario y perdiendo el poco crédito que aún le quedaba, añadiéndole la enfermiza vocación de la clase política y el desarrollo de las tecnologías de la comunicación, que asienta a su vez un fenómeno de desnaturalización del reportaje que constituye un ataque, uno más, a la libertad de expresión.


  "Hoy no toca", "No voy a contestar" o "Pasemos a la siguiente pregunta", son frases habituales y a las que la gente se ha acostumbrado. Esas ruedas de prensa, ni son ruedas, porque no hay rueda de preguntas, ni son de prensa, porque no se deja ejercer a la prensa más que de "altavoz" del mensaje que el político de turno quiere transmitir. Cada vez es más frecuente, asimismo, que los partidos políticos proporcionen a los medios la señal televisiva de sus actos, seleccionando las imágenes que a ellos les interesan y obviando aquellas que estiman puedan deteriorar su imagen.
Como siempre que escribo, no es para defender a nadie en concreto, ni a un gremio en particular, sino por la convicción de que la libertad de expresión es un derecho de los ciudadanos y de los fundamentales según doctrina reiterada del Tribunal Constitucional, y que esa libertad sufre y merma cuando se ponen trabas y dificultades, no ya sólo a labor periodística, sino a cualquier otra que cada cual y en el riguroso marco de las leyes, profese mediante el uso de cualesquiera de los medios que hoy en día la tecnología provee.
¿ Cómo se ha llegado a esta situación ? Por dejadez de los propios profesionales y directivos, por la tolerancia y abandono de la opinión pública insolidaria y vanidosa. Y porque no decirlo, aunque sea triste a estas alturas.... y, por el miedo... Nadie se atreve a levantarse de una rueda de prensa, gravemente manipulada y adulterada por temor a quedarse sin trabajo y porque el resto no quiere quedarse solo en una postura de dignidad, pero... inconveniente.


  Nadie se rebela contra la desinformación planificada o la comunicación teledirigida, por los que creen que la información es suya y no colectiva.
Puesto a ser constructivo, propongo a que legalmente se me proteja y ampare por negarme a hacerle el juego a ningún contubernio y por tratar de hablar y decir sobre aquello que quieren callar.
Si todos lo llevaran a la práctica, puede que diera resultado, sin suponer " coste añadido alguno... "

Creo que es una manera fácil de entender y defender... LA DIGNIDAD...
-JACH-

No hay comentarios: