Seguidores

miércoles, 6 de junio de 2012

Dos circulares emitidas por la Dirección General de La Policía en un plazo de veinticuatro horas a las Jefaturas Superiores y sacadas a la luz por Europa Press esta semana han provocado cierto revuelo entre los agentes de policía.
En la primera de ellas, el número dos de la Institución invita a sus subordinados a no usar más los servicios de los intérpretes que usualmente asisten para la toma de declaración de los detenidos en dependencias policiales. Pero claro, una cosa es recortar presupuestos y otra amputar los derechos fundamentales que describe La Ley de Enjuiciamiento Criminal en su artículo 520 para cualquier tipo de sujeto investigado en un delito. Cortando y pegando, " toda persona detenida o presa será informada, de modo que le sea comprensible, y de forma inmediata, de los hechos de los que se le acusa y las razones motivadoras de su privación de libertad, así como de los derechos que le asisten ". Horas más tarde la DGP rectificaba la circular para garantizar el servicio a los detenidos y señalaba a los traductores que atienden a los extranjeros que denunciqan sus penurias en comisaría como objetivos de sus devoradoras tijeras presupuestarias.
Dicho anuncio podía pasar desapercibido en los municipios en los que el turismo no supone un pilar de su economía, pero en el caso de la Costa del Sol se trata de palabras mayores. " No se pueden utilizar los intérpretes para atender a las personas que formulan denuncias en la Oficina de Denuncias y Atención al Ciudadano, debiendo emplear en estos casos, de ser posible, de los recursos de los que pueda disponer cada plantilla ". ( En éstas me he visto más de una vez, otrora, por saber varios idiomas, es decir que no es nuevo ).
Si la medida entera es preocupante para una provincia que según los datos del Patronato de Turismo atrajo en 2011 a nueve millones de turistas, ese " de ser posible " ( como siempre ) puede resultar dramático para el bloque principal que conforman británicos y alemanes, seguidos de otros secundarios como franceses, holandeses, escandinavos y ahora los rusos ( que si se llega a aprobar en esta semana lo de la supresión de visado, pasarán a ser de los más numerosos ). Más cuando en la formación de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía sólamente aparece un nivel bastante discreto de inglés....
Lo peor no es lo de siempre, como en mis tiempos, la imagen, el confuso idioma de los signos y el no me grites que te entiendo menos. Es la calidad y ralentización de un servicio que como siempre afectará al ciudadano autóctono a costa de la salud mental de la víctima y del agente de policía con el riesgo añadido e involuntario de la tergiversación de ambos.
-Lord Lancaster-
 

No hay comentarios: