Seguidores

lunes, 28 de febrero de 2011

Pelotas

ESPAÑA está corriendo el riesgo de convertirse en aquella oficina siniestra que obsesionó al genial humorista Pablo en " La Codorniz ", de feliz memoria. Aparecían en sus tiras siempre un jefe, orondo, pérfido y déspota, y detrás de él una recua de chupatintas, con su nombre grabado en la chaqueta: " Pelota 1º ", " Pelota 5º " o, incluso, " Pelota 3.646 ", dando a entender que el número de pelotas, chaqueteros y chupabraguetas, es infinito.
Ignoro por qué razón y cuándo empezaron a circularse entre nosotros, las palabras " pelota ", " cobista " y " pelotillero " significando al adulador, al jabonero, al tiralevitas, al melifluo, al lavacaras, al lisonjero y alabancero, y del modo más procaz y gráfico de todos, al lameculos. Pero si recuerda uno que por lo que aquella oficina de Pablo era siniestra, inicua, pérfida y maligna, no era tanto por los " negociejos "que en ella se ventilaban, sino por la degradación moral que tenía lugar allí entre personas adultas, verlas arrastrándose y despreciarse con vilipendios, escarnios, ultrajes, humillaciones y denigraciones, y afrentas de todos los calibres.
Pues bien, si tuviera que juzgar a España por su clase política y " sociedad civil " ( por llamarla de alguna manera ), no dudaría en afirmar que está llena y llenándose de pelotas desorejados, lo que no significa precisamente sin orejas.
He visto, he oído, las cosas que el turibulero, botafumeiro, D. José Blanco ha dicho de su jefe Sr. Rodríguez Zapatero en tal o cual mitín, y lo másgrave, delante de él, o las señoras De la Vega y Chacón la una a la otra, o a la sra. Pajín hablar de la arribada de un acontecimiento místico y universal con la presencia del Sr. Zapatero a la presidencia de la U. E., o de la sra. Cospedal junto con sus secuaces, repiten también su discurso chaquetero, sobre el sr. Rajoy; cebando así el incensario. Podría hacerlo extensivo a casi todo, como en la corrupción, en la Policía, en la Sanidad, etc. A diario comparecen en Madrid, en Valencia, en Sevilla, en Barcelona hablando de sus jefes... Ni siquiera pongo en duda las virtudes que enumeran. ¿ Pero no resulta impertinente oírselas a quienes deben a sus señoritos y señoritas respectivos el empleo, el sueldo y hasya el aire que respiran ? De ahí que acaso aún más desvergonzado que la coba que le dan, sea el cómo se dejan dársela, el cuajo con el que esos mismos jefes y jefas, políticos y ciudadanos, convertidos ya en caciques y demócratas dictadores, reciben tales elogios, loas y alabanzas, hiperbólicas, mercenarias y devaluadas, sin tomar cartas en la cuestión y el temario, quiero decir, sin defenderse de esos baboseos, echando " ipso facto " a los pelotas. Nada degrada tanto, a veces como un elogio. Del ataque me puedo defender, pero ¿ de las babas y espumarajos ?
Y eso ocurre, claro, al mismo tiempo y en el mismo país en el que la aceptación de muchos de esos líderes políticos, sindicales y profesionales de diversos ámbitos, no llega al aprobado.
¿ A quiénes tratan de engañar pues ?
A mí, no, por supuesto. Pero podría pensar, claro, que los publicistas y otros afines quieren vender el artículo o " la burra ", como suele decirse, cosa muy legítima, pero lo cual debería ser también causa de despido inmediato, ante la popredumbre, profesional, ética, cultural, moral, etc.,  patente e irrefutable que tengo delante.
No, más bien tiende uno a pensar que lo que se dirime en el perímetro social y profesional ( y hasta particular y privado ) son sesiones de meneos y masajeos sentimentaloides ( parafraseando al sr. Blanco con lo de " anarconistoide " ). Tonto y pueril, como lo que hacen esos deportistas ( como los de mi equipo el Málaga C. F. ), que a falta de cojones, preparación y calidad, tratan de infundirse ánimos en los vestuarios gritando consignas y ensalzándose hasta el " delirium tremens " con autobombos; o esos adolescentes y adultos que pensando en sus ídolos e " ídolas " inalcanzables, se entregan a sus voluptuosas fantasías onanísticas solitarias....
-Corso-
  

No hay comentarios: