Seguidores

lunes, 14 de febrero de 2011

Además de ser el primer " club " occidental de asesinos en serie, ETA también puede atribuirse otros logros, como el de la difusión envenenada del euskera. Y es que hemos incorporado a nuestro vocabulario gran número de palabras en vascuence, pero la mayoría de ellas relaciondas con el odio, abominación, la violencia o el crimen.
Por ejemplo, " borroka ", que significa algo así como " lucha ", pero que puede aplicarse a cualquier energúmeno, endemoniado o salvaje callejero; o " txacurra " ( que me han dedicado muchas veces ), que significa " perro " pero añadiendo un matiz de resentimiento, animadversión y rabia, conviertiéndose en un término ideal para la injuria, el ultraje, la vejación, el baldón y la infamia, sobre todo el denominar así a los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía y a los miembros ( y miembras ) de la Guardia Civil...
A la mayoría de esas palabras le sucede lo mismo, que no son necesariamente sangrientas, pero que en la traducción se empapan de olor a pólvora y Goma-2., de sus patrocinadores. La palabra " Libertad ", por ejemplo, que suena tan bonita en cualquier idioma, si la oyes en euskera te produce asco, repugnancia, vómito y hastío, porque es imposible olvidar que con " askatasuna " se han llevado por delante a mucha gente y a mi a punto estuvieron de hacerlo en Hernani.
Ahora toca aprendernos una nueva, " sortu ", y también importa poco cual es su significado originario, porque el sentido común ya la ha definido como: " colectivo mafioso, marxista y criminal que pretende camuflarse entre los demócratas ".
-Corso-   

No hay comentarios: