Seguidores

miércoles, 21 de julio de 2010

QUIEN CONOCE EL PASADO APRENDE A SOSPECHAR DEL PRESENTE

Cifras, estadísticas, encuestas, circunstancias, hechos, afrentas, oprobios y porcentajes dominan las esencias de las vidas, anticipan decisiones, programan y conminan a los individuos y asustan a las masas que ya se han vuelto amorfas, que de eso se trata.
Con el mismo efecto de la cábala o la numerología simbólica, la interpretación de los datos y actos dominan la Era, mediatiza, sumisa, manipula e influye alterando desde los políticos hasta la vida desgraciada, miserable y cotidiana del sujeto al uso...
¿ Cosas de la Globalización o de que hay mucho hijo de puta suelto en el Mundo ?
Estas estadísiticas ( en su mayor parte falsificadas ) que abruman desde los titulares de los periódicos o en los sumarios de los telediarios, erizan y opacan el futuro. Estos tiempos de crisis están dominados por los números ( y por quien los manejan ), controlados por los porcentajes de miseria, por las estadísiticas de supuestos hábitos o actos y hechos dominantes, por los índices de la Bolsa, por las encuestas sobre confianza en los mercados financieros. El demiurgo contemporáneo debe ser una cifra larguísima, una numerología sin piedad, brutal, inhumana, vil, abyecta, cruel y déspota. En su trono dicta su perversa y opresora ley. Se vive pendiente de un hilo, de un número, de una decisión demagógica, los que determinarán si irán bien las cosas o no. Una estadística que quizás en el otro lado del Orbe decidirá si el ser humano, puede o no, ser feliz, independientemente de lo que haga...
Lo que ocurre es que este monopolio de las cifras manipuladas y despiadadas parece que poco a poco va tocando fondo. Seguirá controlando a su capricho las vidas, pero mucha gente ha dejado de creer en ellas. El hastío de los números ha hecho crecer, al menos, en mí, la duda, la incertidumbre y sobre todo, desde hace tiempo, la sospecha. Por ejemplo; ¿ Es posible creer en la supuesta verdad de los números que dictan el destino ? No hace mucho de las terribles estadísticas epidemiológicas de la gripe A. ¿ Qué hubo de verdad y de intereses ? Ahora se vive con la angustia y ansiedad esperando la próxima cifra, el disfraz numerológico de la deriva, de la desgracia de la colectividad.
Hasta la misma Dirección General de Tráfico anuncia datos engañosos... no contabilizan los fallecidos como consecuencias de accidentes, cuyo óbito se produce a posteriori en el hospital ( entre otras cuestiones ).
Es ya la hora de ponerlo todo en duda. Del general escepticismo. Y debe ser un sentimiento lógico a estas alturas. Quien conoce el pasado aprende a sospechar del presente. Y La Historia tiene sus reglas cíclicas, sus constantes, sus previsibles decisiones, sobre todo en este País caínita; por eso, la gente debería, ya, conocer por qué sendero vendrá la próxima mentira y el aventurado conflicto " balcánico "..... yo ya lo sé.
Es normal reconocerse en esta generación de la incertidumbre, y ergo, de la sospecha y la desconfianza hacia todo y tod@s. Ya no se puede creer ni en mitos, ni menos en milagros, ni en confesiones religiosas, ni en el cielo, ni en el más allá, ni en ideologías, ni en quien dice que te ama.... Nada es cierto, ni verdadero. Ni siquiera en esas absurdas cifras que obviamente son transcritas por un " homo sapiens " ( lo de " sapiens " lo pongo en duda ), ya que no tienen ninguna verosimilitud..... lo dice uno que estuvo una década coordinando las estadísticas de su centro de trabajo.....
- JACH -

No hay comentarios: