Seguidores

jueves, 10 de junio de 2010

Zarandea la conciencia pensar que Zapatero todavía sea el timonel del barco con la connivencia y cooperación necesaria culposa de tod@s los ciudadan@s de este país. Pero dejemos los naufragios para otro momento. Con Grecia, de momento, ya ha habido bastante. España es un circo antes que un buque a la deriva. Nos rigen prestidigitadores acomodados en poltronas y coches y aviones oficiales, nos esquilman trapecistas de las finanzas y nos aleccionan payasos que se forran en la televisión, con el beneplácito y complicidad del resto del populacho caricato y titiritero. Somos diferentes, ya lo saben...
La primavera nunca fue blanca; es tiempo de retirarme por un tiempo ( valga la redundancia ), tiempo de lágrimas, sangre, sudores y cicatrices que se reverberan. Pero, para ello siempre te queda la literarura. La novela negra venida de los fiordos está de moda. Cualquier libro merece la pena. Yo estoy leyendo " El Asedio " de Arturo Pérez Reverte, mezcla de historia y de novela policiaca, que me constatar lo poco que ha cambiado España en doscientos años.
Ahora, me preocupa más vivir " en soledad de amor herido " que vestir prendas exclusivas, ir a fiestas suntuosas y lascivas o superar la tormenta económica, ética y moral, como cultural...
Hay que leer para no envilecerse. Es preferible evadirse entre las páginas a contemplar este país circense. Es primavera, y hoy llueve a raudales y pueden atraparme las trampas del pasado, pero la lectura siempre procura riqueza.  

No hay comentarios: