Seguidores

lunes, 21 de junio de 2010

Si una cosa llama la atención al visitante extranjero que viene por primera vez a nuestro País, es ese tipo mal vestido que le pide dinero por estacionar el coche en la vía pública. Es complicado hacer comprender al foráneo que no se trata de un empleado municipal o público, pero que sí es aconsejable darles unas monedas para evitar males mayores o algún que otro disgusto. ¿ Disgusto ? Sí, si no se paga el automóvil puede sufrir algún desperfecto.
Asombrada, la víctima, sugiere entonces que se llame a la Policía ( ¡ que risa ! ), ingenuamente, ya que ignora que no es una práctica ilegal de facto, porque nadie la persigue. El turista no acaba de comprender ( a veces porque algunos son imbéciles ). Pero bueno, esto ¿ que es ? Y ESTO, NATURALMENTE ES ESPAÑA...
Se anda estos días, en todos los medios de comunicación y entre la ciudadanía autóctona, buscando símbolos para la " crisis " ( económica, social, ética, moral, etc. ) española, cuando los tenemos delante: EL GORRILLA. Sin saberlo, con toda su modestia representativa, el gorrilla es el emblema de todo lo que funciona mal en esta Nación, un inmejorable resumen particular del desastre colectivo de la sociedad española. EL GORRILLA ES LA METÁFORA SUPREMA DE LO QUE EN VERDAD ES ESPAÑA.
Me explico.
La sola exsitencia del gorrilla supone un incumplimiento de La Ley, porque ese individuo no tiene atribuida función pública o privada alguna. ¡¡ Su chantaje es ley !! con el devenir del tiempo, porque se consiente y se permite ( y se vino consintiendo y permitiendo ) por todas y todos, y se tolera ( y venido tolerando ) por los agentes de la autoridad y los poderes públicos.
Esto me transmite tristemente a otras épocas, a otras imágenes de la España PROFUNDA, donde la aplicación de La Ley es algo arbitrario, inicuo, voluble, despótico, veleidoso, tiránico, parcial, caprichoso, gratuito, autoritario y volátil. Pero, cómo ante Europa el " primer ministro " puede decir que España es un país SERIO ¿ Puede una nación SER SERIA Y TENER GORRILLAS ( gorrones, corruptos, etc. ) ? ¿ Puede funcionar una sociedad cuyas normas y leyes son algo relativo ? ¿ De verdad se le puede echar la culpa a los demás de que se esté como se está ? ¿ Puede ser creíble un colectivo donde impera de la demagogia ?
Supongo, que si las autoridades no acaban con el gorrilla no acaban con el gorrilla, será por alguna razón bien fundada. Me imagino que pensarán que es un mal menor ( como el del " trapicheo " de drogas ), un modo de ir tirando antes de que los interfect@s crean mayores estropicios.
Está claro que no hay ganas, ni voluntad, ni vergüenza, ni moral, ni ética, ni dignidad, ni estómago para combatir las raíces de los problemas, subdesarrollo, incultura, analfabetismo, subformación, desempleo, tráfico de esupefacientes, trata de blancas, corrupción, economía sumergida, pluriempleo, prostitución..... y, entonces, como en el tema del gorrilla, nadie hace nada.
Con el nimio ejemplo del gorrilla se ha creado y contribuido a engendrar una atmósfera social viciada, contaminada, adulterada, degenerada, gangrenada, depravada y a generalizar la falta de respeto a La Ley, la norma, la estima, la justicia, la legalidad vigente, que tanto nos aleja de los países civilizados...
He empezado por el gorrilla y no sé por donde parar: se construye ilegalmente, se tiran las cáscaras de pipas al suelo, se enmierdan las plazas y jardines con las " botellonas ", los perros de compañía cagan en las calles.... y no me extrañaría, que como en la Edad Media, la gente empiece a tirar los cubos con orines y excrementos por la ventana.... 

No hay comentarios: