Seguidores

domingo, 6 de junio de 2010

No tengo nada contra la política de partidos ni de que los mismos calculen sus posibilidades de ganar unas elecciones. Sin embargo, creo que España está por encima de las conductas. Es más, desde que encontramos la entrada para acceder a la bancarrota, no se puede permitir. Para " El Iluminado ", se trata de aguantar contra viento y marea a que pase lo peor con la esperanza de que, en algún instante, volverá a engañar al " ganado " y seguirá en La Moncloa valiéndose de un acuerdo con ETA., del ectoplasma de Franco, de la victoria de la selección española en el Mundial ( previo pago a cada jugador de 600.000 Euros ), o de cualquier otra indecencia. Para " El Apagado ", la apuesta es dejar que " El Iluminado " se siga desgastando, hasta que sólo quede su esqueleto y al final, se desplome, facilitándole la victoria electoral. España no se puede permitir, ni una, ni otra posición...
En estos momentos, una salida sensata ( y posible ) para la gravísima situación en la que estamos pasa, primero, por el desplazamiento del " Iluminado ", que ha pasado a ser un peligro nacional y un grave problema a escala planetaria, por otro político del PSOE; por la creación de un Ejecutivo de concentración PSOE-PP-UPyD., en la que la cartera de Economía y Hacienda la desempeñe un técnic@ de talla relevante y contrastada, y la supresión de varios ministerios inútiles, empezando por el de Igualdad...
Ese gobierno podría abordar apoyado en su aplastante mayoría, cuatro reformas indispensables.
En primer lugar, el adelgazamiento drástico de las autonomías y diputaciones de manera que éstas se aprieten y se ajusten el cinturón, como ya lo ha hecho la empresa privada y el que suscribe ( que se parece a Julián Muñoz ).
En segundo lugar, debería realizarse una reforma del mercado laboral que es heredado del franquismo, lo que permitiría detener la sangría del desempleo, sin temor a los síndicatos, porque los trabajadores son más importantes que los liberados síndicales ( 300.000 ); a los que habría que habría, ipso facto, que quitarles la vergonzosa prebenda en las actuales situaciones.
En tercer lugar, reforma del sistema financiero interviniéndose las cajas de ahorros en quiebra, obligándolas a una verdadera fusión o subastándolas.
Finalmente, recorte drástico y taxativo de los " pesebres " de los que viven, partidos, sindicatos, " chichinabos ", músicos, actores, putas y maricones de la farándula, dictadores extranjeros, advenedizos, vividores y vividoras, amantes y queridos, y demás chupópteros del dinero del ciudadan@.
A la vez congelar la futura ley de libertad religiosa, la del tabaco, la ley del aborto libre, el adoctrinamiento en la Educación y derogar la Ley de Memoria Histórica. Erradicar el pluriempleo entre los altos Ejecutivos ylos funcionarios.
Quizás así, se podría sacar un poco de cuello, salvar en parte el Estado de Bienestar y acabar la Legislatura, saliendo indemnes del desastre y de unos posibles brotes ( no verdes ) de violencia, no por dignidad, honor y patriotismo ya, al menos por egoísmo individual, ya que sino todo se va, irremiseblemente, al garete....

    

No hay comentarios: