Seguidores

miércoles, 9 de junio de 2010

Leo en la prensa que la entrada en vigor del nuevo reglamento de honores militares aprobado por el Ministerio de Defensa suprime la participación activa de militares uniformados en determinados actos religiosos como los de la Semana Santa de Málaga, donde, por ejemplo, se significa lo especial del traslado a hombros del Cristo de La Buena Muerte por La Legión. Desconozco el grado de entusiasmo que la nueva norma despierta en el ánimo de la " chupi-ministra " Chacón; si es iniciativa suya, o si, a la hora de interpretar semejante decisión, miró hacia La Moncloa, primero. Lo que salta a la vista es que el impulso para ir en contra de las tradiciones que, en algún caso, acumulan siglos, tiene una raiz doctrinaria arragaida en el caduco marximismo-leninismo y en clara oposición y ganas de hacerle la puñeta a la cultura cristiana sobre la que reposa el núcleo central de la Historia de España. Hablo de cultura cristiana para establecer un distingo entre lo que son las creencias religiosas y las manifestaciones cívicas colectivas inspiradas en el acervo popular e imaginario cristiano y más concretamente, en el caso español, en el ceremonial católico.
España es un estado aconfesional, pero no laico, donde la mayoría de la población se declara católica ( practicante o no ). Dato significativo a tener en cuenta a la hora de impulsar medidas como las orientadas a suprimir la presencia activa de militares en actos religiosos de carácter popular...
¿ Por qué ? Pues porque semejantes cambios alteran y van en contra de la opinión del grueso de la sociedad. No sé si la " chupi-ministra " se ha percatado del campo de minas que está sembrando y en el que se ha metido porque si pretende llevar hasta el final el " odio " separador tendrá que cambiar otras muchas cosas en las Fuerzas Armadas. Empezando por el símbolo del Ejército de Tierra, cuya CRUZ-ESPADA DE SANTIAGO ( Santiago Matamoros, batalla de Clavijo ) preside todas sus insignias y confalones. Sin olvidar que, desde las guerras de Flandes, la Patrona del Arma de Infantería es la Inmaculada Concepción. ¿ Tendrán que renunciar los marinos e infantes de la Armada a su Salve Marinera ? La Historia es la Historia y todo esfuerzo reescribir el pasado está condenado a su fracaso o a la melancolía o al conflicto de nuevo entre hermanos. Nadie tiene jurisdicción sobre el pasado... si se hubiese actuado cuando hace un  par de años hicieron eliminar el " TODO POR LA PATRIA " que presidía la entrada de la Academia General Básica de Suboficiales de Talarn ( Tremp-Lérida ), seguro que no se hubiera llegado hasta aquí....
- JACH - ( Agnóstico )     

No hay comentarios: