Seguidores

domingo, 27 de junio de 2010

Es bien sabido que la capacidad de justificación del ser humano ( hombre y ¡ mujer ! ) no tiene límites. No importa lo que hayamos dicho o hecho, siempre encontramos las razones justas para que nos absuelva nuestro tribunal interior. Supongo que, si no fuera así, el peso de la vida diaria sería insoportable: una mentira bastaría para llenarnos de remordimientos. Pero lo mismo sucede en el ámbito colectivo, como se viene comprobando desde hace tiempo....
En lugar de examinarnos severamente para encontrarnos como verdaderos causantes de las diferentes crisis, buscamos un culpbale, un chivo expiatorio al que poder endosarle el " marrón ".  Naturalmente ( sobre todo en la mujer ) eso produce una autosatisfacción que proporciona una indulgencia tan formidable, que el hecho de que esa explicación sea falsa no tiene importancia alguna.
Nuestro chivo expiatorio es el mercado, el zoco, el mercadeo, Zapatero, yo ( José Antonio; " ¡ es un borracho ! ", el padre lo llama " Caballo Loco ", fíjate... ha estado en la cárcel cinco años, ya lo han jubilado no vale para nada, ni para follar  ), los especuladores, el vecino de enfrente, la puta de al lado. Es por ello, por sus males artes, que la solvencia de España ( que nos incluye a tod@s, por si a alguien se le ha olvidado ) está puesta en duda...
Tod@s los que nombrado, el primero yo, tenemos nuestra parte de responsabilidad ( dolosa o culposa ) como vengo reiterando en numerosos artículos, aquí, en la prensa digital y en los periódicos, como también esos señores y esas señoras antipáticas de La Bolsa ( inversores cuando la cosa va bien y especuladores cuando la cuestión está jodida )... De ahí se continuan con los lamentos sobre la dictadura del capitalismo, se oyen quejas porque hemos elegido a malos parlamentarios, porque nos engañaron con el 11-M., pero no, sobre las agencias de calificación, llegando a la soberana gilipollez y conclusión de que la política gubernamental debe de controlar a los mercados, multinacionales, etc...
No importa que, entre los escasísimos lectores españoles de prensa diaria, sólo un dieciocho por ciento de la población ( según datos irrefutables de la U. E. ) nos interesemos por las noticias económicas. La mayoría da luego, alegremente y con poca vergüenza, el salto cognitivo de la telebasura y los informativos de las cadenas controlados por el " Régimen " , a la crítica macroeconómica....
Antes de hablar la gente se lo debería de pensar dos y tres veces. Para empezar, es obvio, que hay un componente especulativo en el " mercadeo " ¡¡ Exactamente igual que en todas las facetas de la Vida !! La suposición de que la moralidad y la ética reside en el pueblo y la inmoralidad y la corrupción, en mí, y entre los altos ejecutivos de las multinacionales, banqueros y gobernantes, es conveniente, pero, creédme, ficticia.
Es irrefutable que la clase media y media baja española ha protagonizado y protagoniza un espectacular caso colectivo de codicia y corrupción ( tolerada por las autoridades y con los añadidos de falta de respeto, y ausencia asboluta de moral y vergüenza )....
Ejemplos: gente presumiendo de haber comprado un piso por cierta cantidad y de haberlo revendido, con un beneficio brutal y con dinero negro; el fontanero que te hace una proposición antes de reparate una avería en tu apartamento; Sencillamente esto es España, la España del " Gorrilla ". Pero, ahora llegan las consecuencias ( y las que quedan por venir ) y clamamos al cielo.
También pasamos por alto que el mercado a la postre somos tod@s, sin olvidar que este gobierno es nefasto. La razón es muy sencilla: el mercado funciona con un sistema de información basado en lo que hacemos diariamente, desde conociendo que whisky es el que nos gusta a cada un@ a que clase o que tipo de sabor del condón es el que más éxito tiene entre el  sector de las féminas...
Por eso, en Málaga no hay cafetería " Starbucks ", ni " pubs " como los de Logroño, mientras vayan las mujeres en bañador a comparar al Mercadona, los hombres se paseen en gayumbos y chanclas por la Calle Larios y las titis  vayan con las tetas al aire por la Calle San Miguel de Torremolinos.
De ahí que, siendo necesario reformar los mercados financieros y el gobierno, echando de paso al " primer ministro ", sea igual o más urgente REFORMARNOS NOSOTR@S......................
Porque entre otras cosas las agencias de calificación no tienen la culpa de que dos chavalas, ayer, en la puerta de acceso a la estación del tren cercanías, sobre las 08:30 horas se dirigiesen a mí, algo colocadas, con la siguiente pregunta: ¿ si te hacemos un mamazo a dos bocas, nos pagas los billetes de regreso a Málaga ?...................... ( Sin comentarios ); y, que un estudiante de bachillerato pase la selectividad con decenas de faltas de ortografía.....
La política no puede obligar a un inversor a prestar dinero si no se fía de que pueda devolvérselo y sepa fehacientemente que lo quieres para gastártelo en fiestas, saraos veraniegos, alcohol, viagra, coca y putas....
Esto es lo que hay, en el " País del Gorrilla ", corrupción, poca verguenza, borrach@s, cocainóman@s, faltas de ortografías y muy pocas ganas de trabajar y esforzarse.....
Todo esto, os sonará duro, áspero y antipático. Es mejor el cuento de hadas. Y podréis matar al mensajero.... Pero, la realidad seguirá siendo lo que es, seguid así.......................
-JACH-       

No hay comentarios: