Seguidores

martes, 27 de enero de 2009

Hoy te escribo desde mi celda de peregrino, a la hora de la espera de una cita imaginaria.

Da la impresión de que últimamente la gente sueña poco y cuando lo hace tiene pesadillas. Tiene su interpretación: durante el día, la riada de noticias nefastas que percibe a través de la televisión, radio y prensa, es constante. El cerebro ya marchito por el virus de la idiotez y la ignorancia supina, solo almacena desgracias. Cualquier ciudadano, con algo de paciencia, y con encima, tiempo y cierto interés, podrá constatar y así mismo aportar a su ya atiborrada memoria, la curiosa consulta de las hemerotecas. Allí verificará, declaraciones, discursos de todos aquellos responsables del orbe socio-económico-laboral-político, y contrastar cifras y diagnósticos con lo que está ocurriendo en la actualidad. No sabría si reirse o ponerse a llorar...ante tanta ignorancia, despropósito, simples y descarados embustes, y, tanta sarta de falacias soltada por tanto y dispar crétino soplapollas arrogante...
No puede entenderse, ni admitir...
Ya huele...a podrido. Se bordea el caos debido al abismal distanciamiento y ausencia de empatía. Pedir mayor aguante, responsabilidad, honestidad, humildad, a la ciudadanía con tan deplorables ejemplos e ineficaces o nulas medidas para salir del desastre y la catástrofe, se me antoja un mal asunto... 

No hay comentarios: