Seguidores

lunes, 5 de enero de 2009

Ahora alguno me podría llamar corrupto ¿¡Corrupción!? Un puñetazo en la mesa. Es algo que todos llevamos dentro. La única salvaguarda es que no tengamos precio alguno. Hay una corrupción peor, intolerable, la de aquellos que se llaman incorruptibles....

No hay comentarios: