Seguidores

martes, 30 de diciembre de 2008

Soy un brillante hijo de p....

"La naturaleza es salvaje, impredecible, de una crueldad sin sentido. El hombre se diferencia de los animales en que tiene oportunidad de discurrir sobre el mal..."
Este año se marcha, toro rabioso, dando cornás...Se han hundido empresas. El sector inmobiliario ha entrado en barrena.
No debe de olvidarse que el desencadenante de la actual catástrofe ha sido que quienes ganaban, quisieron ganar mucho más y aceptaron deudas imposibles que luego se colaron unos a otros, como buenos tahúres y al grito de "maricón el último"...
Cierta especie de "gestor de los dineros", especuladores, "espabilaos", corruptos y otros mercenarios del beneficio contra quien fuera y a costa de lo que sea, ha salido mal parada de esa década pasada que ahora lega la ruina a la clase trabajadora con una lápida con las siglas ERE. También, a las pequeñas empresas, le han dejado un buen "marrón"...ellas que tanto dependen del crédito como subsistencia, ahora ya no disponen de ese recurso, nadie se atreve a gastar un euro en un coche, en reformas, en cambiar de abrigo, en ir de putas...y, aunque se lanzasen, la banca, que siempre gana, no presta...
Mal año el que viene (mañana escribiré sobre él).....
Sobre las macro-cifras, perspectivas de balances y tendencias de futuro, el miedo presente gana la partida...
Se sabe, a ciencia cierta, que no hay ninguna salida para reactivar la construcción; se sabe que la clase media consiguió mantener el nivel que se requería en esa "década prodigiosa" pasada a base de encontrarse ahora con deudas no pagables e "inconfesables"; que, al empresario honrado o autónomo le salen trabas y mordazas en el duro camino de la búsqueda del pan...Que, los jóvenes se han quedado estupefactos y para más "inri" no tienen espíritu de sacrificio porque se lo han dado todo hasta ahora "mascado"....
Reflexiono...diez años, una década, en la que yo anduve jodido y me tuve que retirar como "El Águila", supiendo huir del "restaurante/fiesta/jolgorio/sarao/bacanal... global"; mientras, al resto del personal le ha quedado una inmensa cuenta que abonar por "unos canapés". Poco dura la alegría, bueno, diez años, una década...   

No hay comentarios: