Seguidores

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Penúltima utopía social

Escribo porque creo, entre otras cosas, que todo lo que sea estimular el sentido crítico y desarrollar el compromiso cívico y social, me parece bien. La cultura exige tener un cierto conocimiento de lo que sucede en el espacio y participar intelectualmente en cualquier foro de debate y discusión. Creo que la única manera de reivindicarse como ciudadano ante el sistema es manteniendo una posición de conocimiento, control y crítica ante lo que se hace y ocurre a mi alrededor.
El miedo generó las religiones, sectas, adoraciones varias y éstas incubaron la SUPERSTICIÓN.
Más o menos por el mismo proceso por el que los chinos inventaron la pólvora y nosotros algo después las pistolas y la mala leche. Tenemos muy asumido el concepto del progreso, sobre todo, si es para joder. El odio que impulsa y genera todo esto, sin embargo nos viene de serie, genético...vamos, un don. De los dioses y otros asimilados satánicos se deriva un largo catálogo de perversiones que en verdad son las nuestras. Solo de nosotros porque no existían, ni existen en ninguna otra dimensión, cielo o infierno o como queraís llamarlo...ningún Dios, ni tampoco, ningún Diablo.
Quizá por ello, el mundo de la fe asume sin contradicción su envés diabólico, igual que en la oscura órbita de las finanzas entienden la estafa, como peana de la economía. U hoy, día de la conmemoración de la venida al mundo de un niño pobre, tieso de solemnidad...nos emborrachamos, comemos hasta reventar y nos gastamos hasta el último euro...¿Y para el fin de año? Bueno ya le pegaré el estacazo a alguien...
Pero sobre esto ya hablaré mañana...
Hoy va el tema por el negocio de la lotería..., mangoneo oficial, como cuando el paraíso perdido del dinero se ha perdido de verdad...
La falsa riqueza de unos pocos tahúres ha alejado de la fortuna a la mayoría, de ahí las colas multiraciales en los accesos a los despachos de lotería, porque la esperanza nos iguala por los pies, por la fila, por la cola, por el auxilio...
La lotería es la superstición oficial (donde dice superstición, leáse CODICIA), la falsa magia timbrada. Impuesto involuntario o voluntario...legalizado, para darnos "esperanza" y para que no nos volemos los sesos los unos a los otros...
La lotería...penúltima utopía social, la repetida farsa de la posteridad y la riqueza meada del cielo, azar cantado, pereza de la suerte. Supersticiones...
Es costumbre citar a D. Julio Camba, que atribuyó la pasión española por la lotería a la deformación de una cultura católica, acostumbrada a encomendarse a la providencia antes que al trabajo...   

No hay comentarios: