Seguidores

domingo, 21 de diciembre de 2008

El inocente

En el búnker aséptico y gris que es la prisión, habita un preso que huele a espliego y tierra, y tiene mirada huidiza. Padece del estómago y siempre va en chandall y lleva una bolsa donde guarda unas latas de sardinas.
Hace tiempo que no mantiene conversación con persona alguna; está rodeado de gentes, excluídas de la sociedad del Siglo XXI, fruto de la miseria humana. Tampoco ellas tienen la culpa, porque la mayoría de los que están en la cárcel llevan en la frente la marca...son carne de cañon.
Él, se autoinculpó un día y fue lo mejor que pudo hacer. Tiene una fuerza mental muy desarrollada, labrada a base de muchos años de vivir en la selva de la calle y en las cloacas de la Vida. Dice que cumplió con cierta obligación moral, esa ética que sólo conocen los que moran o pasaron por el "trullo". Dejó a otros en paz...asumiendo la culpa.
Se quiere morir piensa que vivir así...es lo último.
La familia le lleva paquetes cada mes, en las visitas de los sábados. Dice que no quiere que le vean...que no vean las señales que se van marcando por el quehacer diario en la trena...
Repite una y otra vez que algún día tendrán que creer en su inocencia. Que es muy fuerte y que por encima de reconcomerse estan sus ideales y que ellos están por encima de cualquier otra cuestión práctica.
Se ha granjeado el respeto. Pero...tiene los arañazos de águila enjaulada en el discurso, vocalización de hombre culto y esa mirada zigzagueante del que se ha criado en la calle.
No habla mucho de lo que le trajo a la cárcel, solo cuenta que le dijo a los policías que era culpable...
No quiere pasarse tantos años en el talego, se muere de melancolía. Sólo le mantiene en pie el enfrentarse a la maldad pura. Vive con los bolsillos vueltos. Lee lo que puede y ayuda a los demás. Enseña a sumar y restar. Limpia, barre y friega. Escribe cartas.
Se define como una persona normal que exige sus derechos como ciudadano, un tío que no se vanagloria ni presume de nada.
No tiene miedo a nada. Sí...se siente decepcionado. Se encuentra desafecto, defraudado...
Pero, creo que aún no tiene idea de la huella que deja el confinamiento en el ser....     

No hay comentarios: