Seguidores

jueves, 16 de junio de 2011

El Presidente del Congreso, D. José Bono, sorprendió el otro día a los diputados al anunciar la supresión de uno de los tres plenos semanales. La verdad es que los diputados sorprendidos eran muy pocos, nueve o diez, porque el resto se había ido a comer. Parece que la eliminación obedece a la escasa actividad legislativa, en otras palabras, a la falta de trabajo ( y no es porque haya que hacer ). También algunas fábricas de coches han tenido que reducir su actividad por la caída de la demanda. Si te dedicas a fabricar tornillos en una sociedad donde no se necesitan tornillos, lo normal es que te vayas al carajo. Espero que no sea el caso del Parlamento, que aunque esta en quiebra moral, continúa pagando puntualmente sus nóminas.
La noticia llegó, casualmente, el mismo día en el que se informó sobre la dimisión del director del aeropuerto de Ciudad Real, que carece de actividad alguna. Aunque no entendí bien las razones de la dimisión, las sospeché: en esa empresa hay poco que dirigir...
No sé si el aeropuerto de Castellón tiene director, pero sería absurdo dado que tampoco despegan ni aterrizan aviones, avionetas y aeroplanos de juguete, en sus pistas. Como la ambición de los directores es dirigir, amén de lleváselo " calentito ", y las cosas están como están, quizás haya llegado el momento de formar a directores capaces de no dirigir. Este País está lleno de empresas sin actividad que necesitan, como es lógico, no-directores. A bote pronto, se me ocurre que la formación de un no-director debe incluir alguna asignatura de budismo zen, para combatir el tedio.
En cuanto a la reforma de los llamados " privilegios de los parlamentarios ", parece que no avanza. Que se ha detenido, vamos que no le ponen el " cascabel al gato ", pese al lío mediático que se organizó con el asunto hace unos meses. Y es hasta cierto punto normal, ahora se está más preocupado por " organizarla " como ya se hizo en épocas pretéritas a 1936. No sé si ha sido esto lo que le ha metido el freno, con objeto de agitar la tormenta y convertirla en ciclón. Lo cierto es ya me había olvidado del tema, pero el cartero siempre llama dos veces. En todo caso entre esos " privilegios " convendrá incluir ahora la suspensión de ese tercer pleno propuesto por el Sr. Bono.
Un día a la semana es un día a la semana, ya lo quisiéramos para nosotr@s.
-Lord Voldemort-

No hay comentarios: