Seguidores

lunes, 27 de febrero de 2012

EL CLUB DE LA LUCHA


¿Sabes lo que es una nórdica? Sí, una manta. ¿Porqué dos tipos
como nosotros sabemos eso? ¿Acaso resulta esencial para nuestra supervivencia en el sentido primitivo de la palabra? NO, entonces, ¿que somos? Consumidores: Subproductos obsesionados por un estilo de vida. Asesinato, delito, pobreza... son cosas que no me incumben; lo que si me importa son las revistas de famosos, una TV con 500 canales, el nombre de alguien en mi ropa interior, crecepelos, viagra... SUCEDÁNEOS.
Todo eso se está hundiendo, que os follen a ti y a tu sofá diseñado con rayas verdes. En mi opinión nadie debe realizarse. Yo digo: deja de ser perfecto. Yo digo: Evolucionemos, no intentemos cambiar el futuro.

Mi postura es esa. Lo cierto es que podría equivocarme y acabar en una grave tragedia.

Rechazo los puntales básicos de la civilización, especialmente las posesiones materiales. Lo que posees acabará poseyéndote.

Cuando la exploración del espacio profundo sea algo cotidiano, serán las multinacionales las que lo bauticen todo: La esfera estelar IBM, la galaxia Microsoft, el planeta Starbucks...hay que impedirlo.
No sois vuestro trabajo, no sois vuestra cuenta corriente, no sois el coche que tenéis, no sois el contenido de vuestra cartera, no sois vuestros pantalones. ¡¡¡Sois la mierda cantante y danzante del mundo!!!

Quiero en el Club de la Lucha a los más fuertes y más listos de la zona. Veo mucho potencial. Pero está desperdiciado. Toda una generación trabajando en gasolineras, sirviendo mesas, o siendo esclavos oficinistas.

La publicidad nos hace desear coches y ropas. Tenemos empleos que odiamos para comprar mierda que no necesitamos.

Somos los hijos malditos de la historia, desarraigados y sin objetivos. No hemos sufrido una gran guerra ni una depresión, nuestra guerra es la guerra espiritual, nuestra gran depresión es nuestra vida. Crecimos con la TV que nos hizo creer que algún día seríamos millonarios, dioses del cine o estrellas del rock. Pero no lo seremos. Y poco a poco lo entendemos. Lo que hace que estemos muy cabreados.
Prestad atención muchachos, no sois especiales, no sois un copo de nieve único y hermoso, sois de la misma materia orgánica en descomposición que todo lo demás. Todos formamos parte del mismo montón de estiércol.

En el Club de la Lucha compadecemos a los tipos que se amontonan en el gimnasio intentando tener el aspecto dictado por Calvin Klein o Tomy Hilfiger.
La autoperfección es simple masturbación, en cambio, la autodestrucción es la respuesta que necesitamos.

Ahora coge un bote con ácido y échatelo en la mano.
Mantén el dolor, no lo apartes de ti. Mírate la mano. El primer jabón se hizo con las cenizas de héroes, como los monos lanzados al espacio. Sin dolor ni sacrificio no tendríamos nada. Este es tu dolor, esta es tu mano quemada. Ésta. No te enfrentes a esto como lo hacen esos zombis de los grupos de autoayuda. Lo que experimentas sólo es algo prematuro. El momento más grande de tu vida amigo... ¿y tú vas a desperdiciarlo?
Tus padres fueron modelos de Dios, y si nos abandonaron... ¿que puedes pensar sobre Dios? Escúchame bien, sobre todo tienes que tener en cuenta el no caerle bien a Dios, el nunca quiso tenerte, con toda probabilidad el te odia, pero no es lo peor que pueda ocurrirte. No le necesitamos, que se jodan la maldición y la redención. Somos hijos no deseados de Dios. ASÍ SEA.

Primero has de saber rendirte. Primero has de aprender a no tener miedo y saber que algún día morirás.

Únicamente cuando se pierde todo somos libres para actuar.

Enhorabuena, estás a un paso de tocar fondo.

Tu decides tu grado de implicación, olvida lo que sabes, tienes que olvidarlo todo, ese es tu problema. Olvídate de todo lo que crees saber de la vida, de la amistad y especialmente de nosotros.
¡Mírate! Eres patético. El tocar fondo no es un retiro de un fin de semana, no es un maldito seminario. Deja de intentar controlarlo todo y suéltate de una vez.

SUÉLTATE.


No hay comentarios: