Seguidores

lunes, 9 de enero de 2012

QUE ME LLAMEN LOCO…QUE ME GUSTA

Aquel viejo loco, que de cordura pintaba el cielo, con brocha, pincel, a rodillo, manchando la sensatez de colores vivos, eternos, sabidos, rogados y esquivos, pero inventados mezclando otro luminoso color, dándole al infinito algún sentido, imaginario o tal vez intuitivo, del universo despierto pero siempre adormecido que vuela lejos y se escapa por él siempre entre abierto balcón, esbozando a la tierra esta piedra redonda en todas sus esquinas, dándole forma al infinito con versos, redondeando sus puntas con el tiempo tal vez por el cansancio de vida antigua y también por la erosión, veo cosas en ellas, luces, soles, semillas de ventiscas con otra época, de otro sitio, pero en esta loca dimensión,

amuleto de estúpidos, de seres raros, amortiguando, sacando de sitio, deformando así la estancia, la vida, los colores, pues el destino va soplando las nubes, desquiciando a la salvaje intuición, desplazando las hogueras de su rutina, de su órbita hacía otro remoto fuego que de frío resulta abrasador, solitario pero desplazado, llamado embrujado, de rotura al tacto o llanamente denominado…escarchado y escondido rincón, como trineo bajando por nieve, de un arco iris pintado de ocre manchando con verde las motas en forma o signos, de toques curvados en líneas ocultas pero onduladas en vulgar marrón,

loco fue, loco estuvo, eso le dijeron solo por ver con sus ojos lo que nadie jamás vio, que en las estrellas crecen los sauces, los setos en los que se posan las aves, mientras les da melodía en el paisaje eterno un pequeño ruiseñor, piando y silbando cómplice a cada parpadeo en la noche, en silencio, pero oyendo a su pico posado en la rama silbando su eterna canción, de la noche en el espacio o tiempo perdido, también desatado y vivo vulgarmente llamado…corazón, por esto le llamaron loco ¿quiénes son ellos para hacerlo? si jamás salieron de este mundo ni de su profunda estupidez al exterior, criticar…deporte de bobos, que tachan de locos, a todo en el que dentro del rebaño no se quiera quedar por no ser borrego ni adulador, por eso existen los cuerdos, porque en el reino del tuerto el ciego es el tonto, que loco un día al pintor del cielo le llamó.

-Líder Cobra-

No hay comentarios: