Seguidores

jueves, 6 de enero de 2011

Ya sé que no es sensato escribir con el corazón y que el cabreo te aleja de la verdad. Pero hay hechos que,  por su absoluta vileza, no te dejan otra alternativa. Hoy quiero vomitar porque me puede el asco, la repugnancia, repulsión y hastío hacia este país, porque no logro comprender esa manera de hacer política que, en defensa de " su causa ", cree legítimo poder saltarse todos los límites. También por la subnormalidad y connivencia de la sociedad civil.
Las decisiones políticas o ejecutivas de cualquier orden institucional o privada y las leyes van encaminadas a atajar un mal y no como con este gobierno para agasajar a ciertos sectores de aduladores de la sociedad, como en el caso del tabaco, FACUA o Nofumadores.org., y en otros, SGAE, ONG's., etc.
Otro ejemplo es, la ley del Maltrato llamada Integral ( como el pan integral ). Es claro y evidente que la REPRESIÓN no sirve atajar los delitos que quienes los cometen no tienen conciencia de delinquir, ni se ajustan, salvo en casos excepcionales de maldad, a la idea general que se tiene de la delincuencia. Una cosa está clara: si una ley no se cumple y las trasgresiones no disminuyen o aumentan, es mala y hay que enmendarla o derogarla y hacer otra. Las leyes no están para emperorar las cosas y para crear problemas nuevos ( caso de la " Antitabaco " ), sino para resolver los nuevos y los viejos.
La ley que trata de paliar el maltrato doméstico ( ya lo he dicho en otros artículos ) más que mala es injusta ( igual que la de satanizar a los fumadores e incitar a la sociedad civil a una " Nueva Noche de los Cristales Rotos " ), porque deja a los varones en la indefensión y en manos de la falta de escrúpulos y de la picaresca de las mujeres ( lo mismo con el tabaco, en manos de chivatos y chivatas ). La ley facilita los abusos y los desafueros. Comoquiera que las mujeres son iguales que los hombres, seres humanos, y participan de las mismas bondades y maldades, y entre ellas hallaremos los mismos vicios y virtudes, ¿ de qué igualdad se habla ?...
La redacción de una ley para impedir los abusos de un sexo sobre otro o contra los fumadores y fumadoras, no se puede hacer para contantar a unos y unas cuantas fundamentalistas, en un caso feministas y en otro antitabaco.
Si ésta ley y la otra lo que persiguen es la captación de votos, no es de extrañar que sean malas de necesidad, como toda Ley que no persigue LA JUSTICIA, sino el beneficio político o de intereses individuales de venganza o bastardos. La soberbia del ejecutivo y del poder no tiene límites, ni parangón, cuando quiere legislar con la ridícula idea de que es posible saltarse la condición humana. El feminismo, una antigua antigualla reaccionaria e intolerante ( dimanante de las " checas " socialistas de la República ), que pasa por moderna y progresista, triunfará, como todos los pensamientos que se tienen por revolucionarios, cuando rectifique y eduque en que el sexo y la convivencia son cosas muy serias y no una verbena u orgía, y cuando defienda leyes tras consultar a los entendidos de los comportamientos humanos. El fracaso de la REPRESIÓN ( que lleva hasta activar el ESTADO DE ALARMA, en el que aún seguimos ), contra el hombre ha sido notable: el número de mujeres muertas ha aumentado en 2010. No se puede educar en una sexualidad alegre y promiscua, llamar sexo/afectivas a las hipócritas relaciones amorosas para quitarles importancia, banalizarlas, frivolizarlas, para justificar, entre otras cuestiones, los abortos de menores y la píldora postcoital, y basarlas en el " libertinaje ", con mayúscula cuando nos referimos a la impuesta por el legislador, y no en la renuncia a algunas libertades para elegir la de vivir juntos. Dos personas que deciden convivir impulsadas por sentimientos de difícil explicación, no son libres.
Igual ocurre con el tabaco, la gente va a fumar más, al tiempo. Porque en este país caínita nos gusta llevar siempre la contraria. También recordad y evocad la " Ley Seca " de los años veinte del siglo pasado en los EE. UU.
Van listos los que se creen que las libertades se suman, se restan, multiplican o se dividen.
-El Caballero Templario-   
   

No hay comentarios: