Seguidores

viernes, 28 de enero de 2011

Los policías españoles en la frontera de Melilla dicen estar “cansados” de las amenazas y agresiones que sufren de los moros desde el lado marroquí de la aduana

Los sindicatos de policías se muestran indignados ante los problemas que siguen “sufriendo” sus compañeros en la frontera, haciendo alusión a los bafles colocados el pasado día 6 desde las 17:00 hasta las 21:00 horas que “hacían imposible su trabajo”, además de a las marchas del denominado “Comité para la liberación de Ceuta y Melilla”, las cuales fueron desconvocadas finalmente en ambas ciudades.
El pasado día 7 enviaron un escrito a Jefatura Superior para pedir una reunión ante lo “sufrido” el día 6 en el que algunos activistas marroquíes colocaron bafles en la frontera “imposibilitando el trabajo de los compañeros”. No obtuvieron respuesta y, por ello, ayer hicieron lo propio con el delegado del Gobierno, Gregorio Escobar, al que piden “poder exponerle lo que consideramos es intolerable”, declaró Julián Millán, secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Melilla.

De la mano de Dios


En rueda de prensa, Agustín Vigo, secretario nacional de organización de Unión Federal de Policía (UFP), detalló los problemas que actualmente padecen los policías en la frontera, encabezando con una frase definitoria: “Esta ciudad está dejada de la mano de dios y los policías aquí sufren como no lo hacen en otras partes de España”, asegurando que su trabajo “no es reconocido ni pagado ni agradecido”.
Vigo reiteró que las cabinas son insuficientes en los puestos fronterizos y algunas de las que hay necesitan reparación, pues son propias de “una república bananera”, ya que “llevan años sin ponerse en condiciones”. En cuanto a material, aseguró que algunos no tienen “ni guantes”. La falta de personal y una formación deficiente también fueron quejas expuestas ayer, pues “ningún policía tiene catálogo de puesto de trabajo”, declaró Agustín Vigo.
Es por ello que se preguntó “para qué tenemos gobernantes si la implicación de la Delegación del Gobierno es poco menos que lamentable y lastimosa”. En este sentido se cuestionó también “qué pasa con la tierra de nadie, donde pueden campar a sus anchas”, recordando que “nosotros estamos para trabajar y vosotros para delimitar las funciones en la frontera”, dijo refiriéndose en todos sus argumentos a Alfredo Pérez Rubalcaba, al Gobierno, a la Delegación del Gobierno y a la Jefatura Superior de Policía.

“Comité para la liberación”


El portavoz nacional de UFP también quiso hacer referencia a las marchas que había convocadas sobre Ceuta y Melilla por el “Comité para la liberación” de ambas ciudades “ocupadas”, desconvocadas. Agustín Vigo no entiende cómo hay “tres o cuatro cabecillas con antecedentes penales, con buscas y capturas en territorio nacional, que dirigen a un grupo de once personas de forma permanente”. Reconoció que desde el sábado “han bajado un poco la intensidad”, pero “las amenazas de muerte e insultos continúan en la frontera”.
Además, los activistas “se dedican a retirar las banderas españolas y distintivos nacionales en tierra de nadie”, según Vigo, por lo que “ciertas autoridades, para evitar problemas” han aconsejado a funcionarios quitarse los distintivos.



No hay comentarios: