Seguidores

jueves, 25 de noviembre de 2010

EN ESPAÑA NO CABE UN TONTO MAS

Admiro la eficacia " creativa " del equipo de Moncloa, para dar luz a eslóganes " ingeniosos ". No hace mucho, hablaron de la " agenda oculta de Rajoy ", atrevida y osada ocurrencia viniendo de un gobierno veleta y voluble cuya filosofía se ajusta a las palabras de su primer ministro: " Las circunstancias cambian y regir es adaptarse a ellas. "
Más que agenda oculta, la seña de ahora es no tener agenda. Los políticos, como los actores y comediantes, presumen de ser versátiles, de interpretar un papel, un rol. El programa " Zapatero 3.0 " consiste en hacer lo que le salga de los cojones, no me pidan más detalles, porque en España " no cabe un tonto más ".
La presunta virtud con que adornan sus discursos y propagandas, quienes se dedican al politiqueo y al sindicalismo, es el " progresismo " y el " coraje " ( manda huevos ). Se presentan como tipos valientes que " sacrifican " sus vidas para ganar el futuro bienestar de los españoles. Los ciudadanos, que deben de ser idiotas, se lo creen.
Horas confusas para los estrategas políticos.
David Cameron prometió una cura brutal y el personal le votó con entusiasmo. Luego redobló el tratamiento y ahora su gente se acuerda de su madre. Barack Obama apostó por aumentar el gasto público y ampliar la cobertura sanitaria y los cotantes le acaban de dar tanta cera en las urnas que el nuevo Obama, para reinventarse, tendrá que volverse blanco.
En estos tiempos donde solo vale lo que llevas en la cartera o el número de dígitos que tiene tu cuenta corriente y el político es un veleta, va a haber que preguntarse si aún tiene sentido que hayan elecciones cada cuatro años. La periodicidad de las urnas no corre ya pareja a la frecuencia con que cambian el discurso, la agenda ( si la tienen ) y la " promesa "...
Si en EE.UU., cambian el congreso cada dos años, aquí habría que practicar las elecciones anuales. En Nochebuena, el discurso del Rey, y en Nochevieja, a las urnas, igual, yo me encabrono menos.-
-LOBO BLANKO-

No hay comentarios: