Seguidores

domingo, 31 de octubre de 2010

EL MACHO HISPANICUS

A alguno no le importaría morir como un toro de lidia, es más, lo preferiría. Quizás lo diga para presumir de macho sin darse cuenta que al mismo tiempo alardea de imbécil y tonto. Hombre, hombre, el toro de lidia es muy fuerte, en efecto, incluso varonil, pero no tiene muchas luces que digamos. Le ponen las banderillas por acudir al señuelo, lo pican por equivocarse de enemigo, lo torean porque entra al trapo sin darse cuenta de que el trapo no es, en efecto, más que un trapo, y lo matan porque no aprende, o sea, se pasa toda la corrida tropezando en la misma piedra. El toro de lidia tiene, en fin, mucha testosterona pero anda el pobre escaso de neuronas. Nadie que se precie se identificaría con ese animal tan bello, sólo, alguno como yo al que le han puesto los cuernos...
En todo caso, un hombre sin cuernos es como un jardín sin flores, pero, muchos y muchas preferimos que el macho hispánico eligiera un modelo para vivir y morir en el que las neuronas tuvieran más importancia que la testosterona....
A este País le ha hecho históricamente ( y le sigue haciendo ) mucho daño esa hormona.
Gracias al encéfalo, que es la parte noble del cerebro, se ha subliminado siempre el empuje, con frecuencia y frenesí brutal, de los " COJONES "....
Estaría bien que el personal siguiera por el camino que nos diferencia de las bestias....
-EL TEMPLARIO-

No hay comentarios: