Seguidores

domingo, 3 de octubre de 2010

NO ES LO MISMO

Los famosos huyen de Twitter a la misma velocidad a la que entraron ( como la " oportunista " Sara Carbonero ). Dicen que ya no encuentran gozo en relatar, narrar, minuto a minuto, sus peripecias privadas e íntimas, pero no es cierto; lo que ocurre es que escribir, es duro; y escribir sin cobrar, agotador...
Luego está el problema de la sintaxis: que si pongo el sujeto en este lado de la oración o en este otro, que si aquí conviene una coma o un punto y coma, que si se dice " he comprado unos calcetines para mis hijos adoptados de lana " o " he comprado unos calcetines de lana para mis hijos adoptados "; que se comenta " Dolores de piernas que las piernas de Dolores "; o se dice,  " Un metro de encaje negro " o " que un negro te encaje un metro ", que obviamente, no es lo mismo.  


No es lo mismo, no es lo mismo ser que estar, qué va, tampoco quedarse es igual que parar. Escribir, decía, incluso cobrando, es sacrificado, penoso y duro, no ya por la sintaxis y morfología, también por la moral. Y es que la escritura, la queramos o no, termina siendo un espejo de carácter moral y ético en el que todos y todas ven cada uno de tus puntos negros del alma...
¿ Porqué tantos incipientes escritores se quedan en el camino ? ¿ Porqué tantos alumnos de periodismo abandonan durante su preparación universitaria ? Porque, al rellenar las primeras cuartillas se dan cuenta de quiénes son en verdad y salen huyendo a todo trapo de sí mismos. No es que ignoren si se dice " deduje " o " deducí ", que a veces también, sino que no saben declinarse a sí mismos, y ni siquiera se habían planteado, antes de matricularse, si eran personas regulares o irregulares, al modo de los verbos.
La primera condición para escribir y redactar medianamente bien es ser irregular, disperso, claro. Pero, también, para eso hay que tener un coraje moral que desgraciadamente no abunda.
Las " escuelas de escritores " están llenas de individuos y " sujetas " regulares, hipócritas y vulgares ( como el verbo amar ) que aspiran a ser irregulares ( como el verbo soñar ) o sencillamente a " entrar en la pomada " como la ínclita Sara...
Pero si eres regular y sólo piensas en el dinero, muchacho o muchacha, eres regular, hipócrita y vulgar. Por eso, hoy, la irregularidad, lo excepcional para el entorno superficial y material que hay, está sobrevalorado, como la escritura.
De todo esto, en fin, se da uno cuenta, cuando lleva años escribiendo. De todo eso, y con todo lo idiota que puedo llegar a ser, pues, decirme, de verdad, de manera irrefutable, decirme que interés tiene narrar al orbe que " ésta mañana te has masturbado " o " que acabas de pedir cita para el médico " o " para el masajista "...
De ahí que los famosos y famosetes y la gente chabacana, basta, trivial, inculta, pedestre, ordinaria y " merdellona " huyan de Twitter, Tuenti, Facebook, etc., como de LA PESTE....
-JACH-      

No hay comentarios: