Seguidores

lunes, 31 de agosto de 2009

He visto, como la programación de la televisión se ha ido degenerando, aún más, y ha tendido sobre manera, en su recorrido por las playas españolas, en mostrar lo más granado de la grosería y vulgaridad, de la ordinariez y zafiedad popular, con el aumento de individuos e individuas extravagantes y extrafalarias y una imparable moda de alardear de las borracheras como un ocio guay...
Una realidad que la mayoría, luego niega, argumentando que también hay gente educada, personas que se divierten sin tener que echar mano de lo chabacano y vulgar y con una cultura más cívica y refinada. Puede ser, pero también lo es que la sociedad española está enferma de merdellonismo, trivialidad e incultura, desde no hace mucho tiempo, la juventud, visto lo de sus mayores, se ha hecho abanderada de la nueva línea de conducta y campea a sus anchas por la vida, bañándose con los calzoncillos debajo del bañador o enseñando los gayumbos por encima del vaquero, entre otras, creyéndose legítimados en el pensamiento de que tienen todos los derechos del mundo porque son estupendos y guays, porque se lo merecen, y porque la sociedad de bienestar les ha inculcado que no es necesario esforzarse en los estudios porque la ley permite pasar de curso con suspensos, que no pasa nada si no usan anticonceptivos porque existen pastillas del día después y se puede abortar sin el consentimiento previo de los padres; que el vocabulario y la gramática están para patearlos, lo entiendas o no lo entiendas.... " viejo ", es tu problema, lo único que importa es la tribu, My Space, Tuenti, Facebook y el botellón...
El fenómeno que ha dejado de serlo para convertirse en un real trago para los gestores, ya no se ciñe ha determinados días de fiesta o a determindas reglas...
Adolescentes resacosos o beodos o borrachos, que en su regreso a casa van dando la bronca en el autobús, molestando a los usuarios y que una vez en sus moradas se vuelven a colgar al ordenador para comentar publicamente sus amoríos, devaneos sexuales con tal o cual chica o chico o lo mucho que le " mola " el " pedo " que lleva o ha cogido previa ingesta de alcohol de garrafa....
Pero, no os creáis que toda la culpa no es de ellos, porque hay un alto porcentaje de responsabilidad en esa nueva hornada de padres frikis, adultos que han convertido la ordinariez y ser un merdellón o merdellona, imbuídos en unas auténticas señas de identidad que cada vez indican más con su espacio, con su orgullo y con su poderío, dentro de una época en la que se sigue que siguen hablando de la sociedad del conocimiento y de la cultura y de, cómo no, de la excelencia.....
¡¡¡ Qué vergüenza !!!
-JACH-     

No hay comentarios: