Seguidores

viernes, 3 de julio de 2009

El consumo de cocaína y su porcentaje, se iguala ya entre ambos sexos. En un informe se alerta de un comienzo muy temprano entre los jóvenes, cuya edad media se sitúa en los catorce años.
La droga es el ataque más grave que sufre la sociedad actual. Una acometida cuyas consecuencias alcanza a todos, pero fundamentalmente a los adolescentes, los que deben ser nuestro patrimonio más apreciado.
Teniendo en cuenta que la cocaína tiene un efecto inicial terapeútico y éste es uno de los principales motivos de su " apetencia ", pues produce un estado alterado de conciencia vivido como gratificante y placentero, el individuo cree que se escapa de los problemas, desasosiego, fatiga, sufrimiento y a la vez, le facilita las relaciones sociales, desarrolla la percepción de sentirse importante, libre, seductor, jovial, sugestivo, objeto de admiración y una formidable potencia en el acto sexual o fornicación.
La trampa es perversa, ya que la fábrica de ilusiones se convierte, en poco tiempo, en unas frustraciones, dejando un cerebro tocado y en muchos casos hundido...
Aún así el cerebro posee capacidad y recursos más que suficientes para conseguir una aceptable recuperación... Está claro que para ello, se necsita tiempo, persistencia, trabajo y suerte, pero con lo fácil que es desarrollar programas de prevención... ¿ Porqué no se hace ?

No hay comentarios: