Seguidores

miércoles, 5 de septiembre de 2012

"¿Por qué se escandalizan de que un coronel del Ejército español defienda la unidad de España? ¿Es que no se han leído el artículo 2 de la Constitución?"
Las redes sociales, a veces, las carga el diablo. María José García Cuevas, secretaria general del Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento catalán, ha utilizado su cuenta de Facebook para salir en defensa de un coronel del Ejército que, además de exigir la ilegalización de los partidos soberanistas, ha apostado por una intervención militar para impedir la eventual independencia de Cataluña. Ni la líder del partido, Alicia Sánchez Camacho, ni ningún otro dirigente popular ha desautorizado a García Cuevas.

El coronel retirado del Ejército de Tierra Francisco Alamán aseguró la semana pasada, en una entrevista publicada en la web de extrema derecha Alerta Digital, que "no les va a resultar nada fácil a los soberanistas catalanes acabar con 1.500 años de historia. España no es Yugoslavia ni Bélgica. Aunque el león parezca dormido [dice en alusión al Ejército], que no provoquen demasiado al león, porque ya ha dado pruebas sobradas de su ferocidad a lo largo de los siglos". Y añade: "¿La independencia de Cataluña? Por encima de mi cadáver y el de muchos militares".

Tras la airada reacción de ERC y diversos sectores independentistas catalanes contra esas amenazas, García Cuevas se preguntaba el pasado viernes: "¿Por qué se escandalizan de que un coronel del Ejército español defienda la unidad de España? ¿Es que no se han leído el artículo 2 de la Constitución? Todos deberíamos defender la indisoluble unidad de la nación española". Un portavoz del PP catalán confirmó ayer a El Confidencial que la secretaria general del Grupo Parlamentario y diputada en el Parlament realizó esas afirmaciones a través de Facebook, pero que lo hizo "a título personal".

El coronel Alamán, sin embargo, no sólo había enarbolado en aquella entrevista la vigencia del artículo 2 de la Carta Magna, sino también la del artículo 8, que atribuye a las Fuerzas Armadas, entre otras misiones, la defensa de la integridad territorial de España. "Los militares hicimos un juramento sagrado: cumplir el ordenamiento constitucional que consagra la unidad de España como principio irrenunciable. También juramos defender su integridad territorial hasta con nuestras propias vidas". Y añade el militar retirado, en alusión a los soberanistas: "Tenemos algo que esa gente nunca tendrá: sentido del honor y del deber".

La diputada Garcia Cuevas, mano derecha de Sánchez Camacho en el Parlament, ya estuvo en el ojo del huracán el pasado mes de abril, cuando advirtió que Cataluña "puede acabar como Kosovo" si el Ejecutivo autonómico de Artur Mas insiste en "su apuesta política separatista". Tras culpar a las "políticas independentistas" de Mas de la fuga de Cataluña "de profesionales, de talentos, de inversiones y de capitales", la dirigente popular advirtió que "el separatismo tiene consecuencias dramáticas, desastrosas, como en el caso de Kosovo".

"Preocupante" 

El revuelo provocado en las redes sociales -y fuera de ellas- por la bravata de Alamán ha sido mayúsculo. El portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, ha pedido la comparecencia del ministro de Defensa, Pedro Morenés, para que dé explicaciones sobre las amenazas del coronel. El diputado de esa formación y portavoz en la Comisión de Defensa del Congreso, Joan Tardá, ha asegurado que Cataluña "no tiene miedo ni lo tendrá a los intentos de infundir miedo de los sectores ultraderechistas del Ejército", y ha calificado de "preocupante" que ni el PP ni el PSOE hayan descalificado esas declaraciones. Además, la plataforma independentista Catalunya Diu Prou (Cataluña dice basta) presentó el lunes una denuncia contra Alamán en la Fiscalía.

El Ministerio de Defensa trató ayer de desmarcarse de la polémica asegurando que "las opiniones" del coronel son "irrelevantes" porque "hace casi 10 años que se jubiló. Es un ex militar contra el que no se pueden adoptar medidas disciplinarias", según un portavoz oficial. Esa versión es, en realidad, una verdad a medias. Alamán es un coronel en situación de retiro, pero no es un ex militar, sino un militar retirado. Eso implica el cese definitivo de su relación profesional con las Fuerzas Armadas y de su sometimiento a las leyes penales y disciplinarias del Ejército.

Pero, además de una lluvia de reproches y descalificaciones, las declaraciones de Alamán también han cosechado muchas muestras de adhesión, tanto en las redes sociales como en los foros ultras de internet. Otro coronel retirado -éste de la Legión-, Mariano Cañas, sostiene en Alerta Digital que "como compañero del coronel Alamán, que se atreve a decir lo que la mayoría de españoles de bien pensamos, digo también que una Cataluña independiente ha de pasar por encima de mi cadáver. ¿Desde cuándo Cataluña fue independiente?". 

No hay comentarios: