Seguidores

jueves, 9 de agosto de 2012

A veces uno no se entera de que se ha ido el fluido eléctrico y sigue viendo la tele como si la emisión continuara. Se sabe uno los programas de la tele del verano tan al dedillo que ni siquiera hace falta que estén ahí para seguirlos. 
El otro día estuve todo la tarde viendo los JJ. OO. 
A esto que llegó mi pareja...
¿ Qué haces ?
-Ya lo ves viendo los Juegos Olímpicos...
Pero sí tienes apagado el televisor...
Y era verdad, estaba la sesión cerrada, pero veía los JJ. OO. porque cuando tienes una cosa dentro de la cabeza la proyectas fuera. O sea, que vemos lo que esperamos ver, que se suele comentar tan a menudo. Yo puedo ver la serie entera de " Ley y Orden ", por ejemplo, porque me la se de memoria. A veces a las cuatro de la madrugada, cuando sigo asediado por el insomnio, me voy al salón, me pongo delante del televisor y vuelvo a verla sin necesidad de meter el disco en el DVD...
Es como la gente que se muere sola, sin ningún alma caritativa que la ponga al día, de modo que no se entera y sigue cepillándose los dientes después de comer, como cuando estaba viva.
Pero eso no pasa en todas partes. En India hubo un apagón, el otro día, que afectó a 600 millones de personas y todas se dieron cuenta. Seiscientos millones de sujetos percatándose de que se había ido la luz dan miedo, sobre todo si son dueñas de 600 neveras... Por eso lo arreglaron enseguida.
-Ha venido la luz- Dice: Draghi.
Y se pone la prima de riesgo por las nubes. Pero hombre, si ha dicho que ha venido la luz, que no se ha ido. La verdad es que el tal Draghi habla de un modo que no sabes muy bien cuando viene y cuando se va la luz. Parece un oráculo.
Total, que ahora mismo, en plena canícula, estamos completamente a oscuras. Yo, ya no veo nada, la gente menos y Rajoy, cero zapatero.
Aquí cuando las cosas pasan parece que no pasa nada y cuando desocurren parecen que ocurren.
Por este camino será un milagro que lleguemos a Octubre.
-Jose Antonio Chaves Pérez-

No hay comentarios: